Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Llegará el jingle-mail o efecto sonajero a España?

¿Llegará el jingle-mail o efecto sonajero a España?
Guardar
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad


La mesa del Congreso acaba de instar al Gobierno a que estudie los cambios normativos necesarios para que la ejecución por impago de una hipoteca finalice con la entrega de la vivienda. El mecanismo que se quiere instaurar es la limitación de la responsabilidad hipotecaria a la propia vivienda, de tal manera que si dejamos de pagar la hipoteca, con la ejecución hipotecaria finalicen nuestras deudas y responsabilidades futuras en el caso de no cubrir totalmente la deuda con la entidad financiera. El jingle-mail o efecto sonajero que se produce cuando los deudores hipotecarios dejan las llaves de la vivienda hipotecada.

Este cambio implicaría tomar el mismo formato hipotecario que se lleva a cabo en varios estados de EEUU, con lo cual, es un sistema que ya existe. Dentro de nuestro ordenamiento jurídico ya se pueden limitar la responsabilidad hipotecaria a la garantía del crédito, tal y como dice el art 140 de la Ley Hipotecaria eximiendo al deudor del art 1.911 del Código Civil. Claro está que para aplicar esta limitación, se tiene que pactar así entre la entidad financiera y el deudor. Los cambios legales que se pretenden incluir quieren definir las hipotecas con este límite por defecto, con lo cual, las consecuencias son muy variadas.

Esta modificación no puede ser retroactiva, dado que se perjudican las garantías de una parte y daríamos muestras de tener el mismo sistema jurídico de cualquier “república bananera”. Es decir, a nadie se le obliga a firmar una hipoteca, con lo cual, no podemos permitir que la modificación de garantías sea retroactiva y que el ladrillazo de las entidades financieras lo terminemos pagando entre todos vía impuestos y rescates a entidades financieras. Quién se haya metido en una hipoteca que no pueda pagar, sobretasada y al 120% que apechugue y pague letras por el resto de sus días, aunque haya perdido la vivienda.

Una vez se modifique este tipo de responsabilidad, algunos pueden pensar que tendrán más fácil adquirir una vivienda. En absoluto, dado que los criterios de concesión hipotecaria serán mucho más estrictos por parte de las entidades financieras. Sobre todo, el porcentaje de financiación que se concede sobre la tasación de la finca. Este porcentaje dificilmente superará el 50% con el mercado inmobiliario en situación normal. Con la situación actual del mercado, acceder a una hipoteca limitada sólo al bien es una lotería, sin olvidar uqe tendremos que disponer de una importante cantidad de cash para poder comprar cualquier bien.

En definitiva, cerrar las garantías no va a mejorar la situación del mercado inmobiliario ni las necesidades de las economías domésticas. Si alguien cree que las entidades financieras van a conceder hipotecas alegremente para comerse los ladrillos, están muy equivocados y por supuesto, una modificación de este tipo, va a acabar con la cultura de la vivienda en propiedad instaurada en este pais, dado que el acceso a un inmueble requerirá disponer de una gran cantidad de dinero de manera independiente al préstamo hipotecario.

Más Información | El Economista
En El Blog Salmón | Qué es una hipoteca
Imagen | Alfonso Benayas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos