Compartir
Publicidad

De la falta de previsión del gobierno al lío de los dominios de los nuevos ministerios

De la falta de previsión del gobierno al lío de los dominios de los nuevos ministerios
4 Comentarios
Publicidad

Lleva siendo la noticia de la semana en gran parte de la prensa, y no he podido resistirme a hacer un comentario. Resulta que el Gobierno, muy previsor él, decide crear cuatro nuevos ministerios. Dado que ahora cualquier creación que se haga debe incluir los pasos propios que se deben hacer en Internet, el gobierno decide dar la noticia, pero no registra los dominios. Una sola persona, mucho más avispada que los cientos de personas que trabajan en los ministerios decide registrarlos, pero no por los nombres del ministerio, ni incluyendo la palabra ministerio en el nombre, sino que registra los dominios .es con las iniciales de las palabras que forman el ministerio.

Es decir, ha registrado www.mict.es, que puede representar al Ministerio de Industria Ciencia y Tecnologia, como al Monasterio de Inmigrantes, Curas y Turistas, en el ejemplo que da Faustino Gómez, quien se ha hecho también con los dominios www.mcei.es, www.mepsd.es y www.mtei.es, iniciales de los otros ministerios creados. El problema y el lío que se ha montado, ha venido cuando el Gobierno ha ido a preguntar, y se ha encontrado con que no podía hacer uso de esos dominios con las iniciales para las webs de los nuevos ministerios.

Ahora mismo, el gobierno tiene que, o pasar por caja, y el comprador sólo está dispuesto a empezar la negociación si se inicia de una vez el trasvase del Ebro a tierras alicantinas, o bien buscar otros dominios alternativos, que no usen las iniciales de los mismos, o buscar el .org, o lo que se les pueda ocurrir. Y no sólo eso, la ley en este caso defiende al particular, ya que es díficil demostrar que los dominios comprados coincidan con los ministerios correspondientes, por mucho que intenten hacer uso de su influencia.

No obstante, todo esto lo cuenta mejor el propio Faustino en su blog, y el porqué ha creado, por ejemplo, el Monasterio de Conciencia e Inmoralidad.

La historia no tiene desperdicio.

Vía | El blog de Faustino Gómez Valero

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio