Compartir
Publicidad
Publicidad

Alternativa para las ruinas inmobiliarias

Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Una de las primeras ideas que aprendes en Contabilidad es que con la goma de borrar no se juega. Si cada vez que cometemos un error lo que hacemos es eliminarlo sin dejar rastro, estamos negando a quien visione las cuentas la realidad de como se han redactado. Y eso no es bueno, por mucho que nos fastidie el orgullo el dejar que otros contemplen nuestros errores. Por tanto, lo que corresponde es un contra-apunte, deshaga el erróneo.

Con la actual crisis económica, cuya primera victima esta siendo el sector inmobiliario (¿o quizás fue la verdad, como en las guerras?), creo que habría que hacer otro tanto. Los que tenemos memoria, y ya algunos añitos, tenemos fácil el recordar esos inmuebles abandonados, a medio hacer, esqueletos de hormigón, abortos de la crisis del 92. Y hablo de memoria, ya que con el tiempo y la bonanza, económica han ido desapareciendo. Se demolieron, se construyó encima y aquí no ha pasado nada. Bueno, nada no: gente que perdió sus ahorros, crisis bancarias y cierre de empresas constructoras. Todos ellos quedaron sepultados bajo el nuevo edificio, bien escondidos en los cimientos.

Por ello, y hoy que me he levantado divertido, propongo una alternativa para esas urbanizaciones en construcción que van quedar abandonadas, más allá de dejarlas varadas y que la vegetación se apodere de ellas hasta que llegue el nuevo ciclo expansivo.

Creo que alguna que otra mega-promoción en ruinas, puede constituir un excelente parque temático, o si nos ponemos trascendentes, un centro interpretativo o museo de las crisis inmobiliarias y financieras. Un lugar donde, a la vista de todo un fracaso, individual y social, podamos reflexionar para que la próxima vez lo hagamos un poco, solo un poco mejor. Que mejor lugar para aprender como funciona un préstamo hipotecario, la teoría de los ciclos económicos, los efectos del intervencionismo estatal en la gestión del suelo, la necesidad del marketing y de los planes de negocio, etc...Para los que les vaya el gore, pueden recurrir a un chute fuerte al estilo del de la Naranja Mecánica, con un chorro de imágenes. Entre éso y la contemplación de esa ruina inmobiliaria, seguro que se consigue algo.

Después de todo, si conservamos las ruinas de tanto Teatro romano o griego, no veo la causa de no hacerlo con el marco de nuestra tragedia actual.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos