Compartir
Publicidad
Publicidad

Los plátanos nos cuestan más de lo que pensamos

Los plátanos nos cuestan más de lo que pensamos
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Y no sólo los plátanos.

Hace unos dias hablamos de la Política Agrícola Común (PAC), de la Unión Europea (UE) y sobre los subsidios multimillonarios que dan a productores agrícolas.

Aunque la UE habla mucho de apoyar al libre mercado, lo proclama especialmente cuando quieren que otros países abran sus mercados a productos europeos. Esta es otra demostración más de la falta de libre mercado y de libre comercio, y no sólo en el sector agrícola.

Los otros países del mundo que son productores de productos agrícolas sufren, ya que ven menos mercados para sus productos y mucha más competencia, por no hablar de las prohibiciones flagrantes. Como los países que más sufren son los latinoamericanos, especialmente centroamericanos, y los africanos, resulta sorprendente que todavía estemos justificando esta clase de prohibición hacia los pobres en medio de tanta hipocresía de libre mercado.

Estos controles de producción y de importación resultan en precios más altos para los consumidores europeos que, añadiendo al pago que deben efectuar para cubrir todas las subvenciones al sector, encarecen el coste de los productos aún más.

Aunque este coste no es tan obvio y normalmente no se tiene en cuenta, se debería calcular para saber realmente lo que nos cuesta cuando compramos en la sección de frutas y verduras del supermercado.

Como la UE claramente infringe los acuerdos de libre comercio que ha firmado, los países que sufren han denunciado estas manipulaciones frente a las organizaciones internacionales instando a que la UE elimine sus subvenciones y sus restricciones y pidiendo compensación por las pérdidas.

Tras muchos años de retrasos impuestos por los ricos, los países pobres están más cerca de recibir algo de compensación, espero. Las negociaciones con los países latinoamericanos dicen que están llegando a su fin y los países productores africanos acaban de proponer una compensación de €500 millones para compensar sus pérdidas a lo largo de muchos años.

Cuando estas multas se paguen, tendremos que añadir otro coste más, las multas, al precio que pagamos por los plátanos, y por los otros productos agrícolas.

Hay que eliminar estas subvenciones y cuotas que son la peor forma de ayudar al sector agrícola que se está beneficiando sobre las espaldas de los pobres del mundo.

Termino igual que en mi anterior artículo:

Si tenemos que dar ayudas a los más pobres y necesitados, que sean ayudas bien dirigidas y ayudando a salirse de mercados que no son sostenibles. Lo seguimos pidiendo.

Vía | Reuters (en inglés)
En El Blog Salmón | La Política Agrícola Común paga a los ricos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos