Compartir
Publicidad

Volkswagen vuelve a vender diésel en EEUU, así ha afectado el escándalo de las emisiones a la compañía

Volkswagen vuelve a vender diésel en EEUU, así ha afectado el escándalo de las emisiones a la compañía
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si nos ponemos en antecedentes, ya hace cerca de dos años que Volkswagen reconoció su culpabilidad en septiembre de 2015 sobre las afirmaciones realizadas por los Agencia de Protección Ambiental estadounidense, conocida como EPA, sobre la manipulación del software para hacer trampas en las pruebas de emisiones.

La compañía admitió la instalación de software específicamente diseñado, permitiendo a sus coches obtener la certificación a pesar de que en el uso real del vehículo se llegaban a sobrepasar las emisiones entre 10 y 40 veces la cantidad permitida por las directrices de la EPA.

Debido al caso llamado 'diéselgate', Volkswagen no ha podido vender coches con motores diésel desde septiembre de 2015 en Estados Unidos porque no recibió la certificación para comercializar nuevos modelos. Por todo ello, se ha generado un stock impresionante como muestran la imágenes del aparcamiento del estadio de Pontiac Silverdrome (Detroit).

Vwn

Del 'mea culpa' al pago millonario

En febrero de este año, el grupo alemán y las autoridades medioambientales estadounidenses alcanzaron un acuerdo extrajudicial en el litigio 'diéselgate', en el que se establecían importantes compensaciones.

Con el acuerdo alcanzado, Volkswagen se ve obligada a pagar al menos 1.260 millones de dólares para arreglar los vehículos o bien recomprar alrededor de 77.000 vehículos con motores diésel contaminantes. No obstante, si los reguladores estadounidenses no dieran el 'visto bueno' a la reparaciones la automovilística podría verse obligada a pagar 4.040 millones de dólares.

Este acuerdo alcanzado, tras el reconocimiento de la culpa, queda enmarcado en un acuerdo general con Estados Unidos que le costará a las cuentas de Volkswagen hasta 17.500 millones de dólares para compensar tanto a los vehículos perjudicados como a los concesionarios, poniendo punto y final a las demandas civiles.

Aquellos propietarios de coches que prefieran la reparación obtendrán una compensación de entre 7.000 y 16.000 dólares de Volkswagen en el supuesto que la reparación de las emisiones se apruebe a tiempo y pagará otros 500 dólares si la reparación perjudicara finalmente al rendimiento del vehículo.

Por otra parte, los propietarios que prefieran la recompra de su vehículo recibirán el valor del vehículo más 7.500 dólares como compensación.

Vw 963805 960 720

Con este acuerdo, se daría carpetazo al 'diéselgate' pero aún están presentes demandas de algunos estados e inversores en los Estados Unidos que ha implicado que la automovilística no pudiera vender coches diésel en el país desde finales de 2015.

Tras el escándalo, el grupo alemán podrá vender 67.000 modelos diésel pertenecientes al ejercicio 2015 que se encuentran acumulando polvo. Sin embargo, antes de todo deberá reprogramar el software y el hardware de todos esos vehículos.

No ha habido un deterioro en la marca... Las cuentas de Volkswagen mejoran sustancialmente

Los últimos resultados trimestrales de Volkswagen han sido uno de los mejores de toda su historia. El beneficio neto (atribuible al Grupo) se elevó un 45% hasta los 3.340 millones de euros en los tres primeros meses del año.

Este beneficio viene impulsado por aumento de la cifra de negocios de un 10,3% hasta los 56.200 millones de euros y también el margen alcanzó un resultado muy meritorio del 7,8% (6,1% del año anterior). Una de las cifras más relevantes es que en Estados Unidos crecieron un 10%.

Si bien la imagen del 'diesélgate' repercutió en la imagen del grupo alemán durante algunos meses, la reconocida calidad de los productos del grupo y muchos lanzamientos exitosos -Volkswagen Tiguan, Audi A5 y Q5, o el Seat Ateca- frenaron rápidamente el escándalo.

En el ejercicio de 2015, el grupo tuvo que provisionar 16.200 millones de euros para hacer frente a los costes vinculados a litigios judiciales y a los técnicos de reparación, lo que le llevó a unas pérdidas de 1.582 millones de euros de pérdidas.

En 2016, la mejora de las cuentas fue notoria pues obtuvo un beneficio de 5.144 millones de euros. Facturó alrededor de 217.300 millones de euros, lo que supone un 1,9% más que en 2015 y redujo los extraordinarios a 7.500 millones, de ellos 6.400 millones para los costes de la manipulación de las emisiones de gases contaminantes en vehículos diésel.

¿Cómo han sufrido los inversores el escándalo de las emisiones?

En la sesión del 18/09/2015 (sesión previa en la que saliera a la luz el 'diéselgate'), las acciones de Volkswagen cotizaban en los 162,40 euros. Tras el escándalo, las ventas fueron las protagonistas en las siguientes sesiones.

En la primera sesión y en la segunda, la cotización se llevó un duro varapalo con caídas del 18,22 y 19,82 por ciento respectivamente. Y después de diez sesiones, la caída acumulada se prolongó hasta el 43,13%, marcando un mínimo en los 92,36 euros.

Vw

En términos de capitalización bursátil, el valor de Volkswagen pasó de 80.104,5 millones de euros hasta un mínimo de 49.005,4 millones de euros, es decir, el escándalo en las emisiones tuvo un impacto de 31.099,1 millones de euros en la capitalización bursátil del grupo.

La locura fue carne de cañón en el mercado y aquellos que supieron diferenciar entre el pánico y una valoración atractiva probablemente vieron una oportunidad de compra. Pues bien, desde los mínimos tras el pánico hasta los niveles actuales, la cotización de la automovilística ha subido un 56,34% hasta los 144,4 euros.

Los niveles de cotización actual implican que los inversores necesitarían una subida adicional del 12,47% o 18 euros por acción, para alcanzar los niveles previos al escándalo de las emisiones.

También podemos analizar la situación vivida por la automovilística mediante el riesgo de default (CDS a cinco años). Anterior al 'diéselgate', el riesgo de default de Volkswagen era de un 6,49%, sin embargo, con el escándalo, el riesgo se disparó hasta el 23,81% y desde ese punto, en los últimos años se ha reducido paulatinamente hasta alcanzar el actual 7,08%.

Riesgo Default

¿Cómo han reaccionado los reguladores europeos?

Las últimas novedades en el ámbito regulatorio las encontramos en el Parlamento Europeo pues la semana anterior respaldó una regulación más dura, persiguiendo abordar los posibles conflictos de interés entre los diferentes reguladores nacionales y los fabricantes de automóviles de cada país para que no se repita el 'diéselgate'.

Para ello, la Comisión Europea (CE) propuso ejecutar variaciones en la normativa sobre la concesión de licencias y asimismo, probar los vehículos en toda la Unión Europea. De este modo, se evitaría la utilización de software para vulnerar los controles de contaminación.

El borrador fue aprobado por los eurodiputados gracias a 585 votos a favor frente a 77 en contra y con ello, se impulsará una mayor supervisión y de saltarse la regulación veríamos multas a las automovilísticas de hasta 30.000 euros por cada vehículo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos