La reforma laboral en bajas maternales de Báñez, más discriminación para la mujer

Síguenos

baja-maternal.jpg


La Seguridad Social está planteando fórmulas para eliminar pagos directos en prestaciones asistenciales y la nueva ocurrencia de la ministra Bañez es modificar el sistema de pagos de las bajas maternales por riesgo durante el embarazo o los periodos en baja durante la lactancia.

La modificación que se está estudiando trasladaría a las empresas el 30% del coste de estos periodos de baja laboral y el 70% restante a cargo de las mutuas. El ahorro estimado es lógicamente el porcentaje que pagan las empresas y ya no sale del torrente de pagos de la Seguridad Social. Estas medidas, se complementarían con un mayor control sobre todas las bajas laborales y se vuelve a reabrir el debate sobre las altas médicas a trabajadores, de tal manera que los propios facultativos de la mutua puedan dar el alta laboral y no el médico de familia. Esta modificación de las bajas maternales introduce más discriminación para la mujer a todos los efectos.

Que haya mayor control no es malo persé al igual que el alta médica debe firmarla un médico, lo que es realmente perjudicial es aumentar los costes laborales de la mujer en un 30% por el mero hecho de tener un embarazo de riesgo. En la situación actual, el reemplazo de una trabajadora embarazada o en su periodo de baja maternal, ya genera unos costes adicionales; si las mujeres van a generar más costes aún, la incorporación laboral de la mujer será mucho más difícil.

Pensemos desde la óptica de una empresa con un par de trabajadores y que tiene que escoger a dos personas para cubrir un puesto. Una mujer joven y un hombre joven. En igualdad de aptitud laboral, el hombre tendrá una ventaja competitiva adicional mayor aún de la que ya tiene para trabajar que no tiene la mujer. Esta ventaja es el mero hecho que generará unos menores costes laborales en el caso de paternidad frente a una mujer que pueda quedarse embarazada y tener un hijo.

Ahora, diréis que la empresa discrimina pero la primera discriminación la realiza la ley al poner a la mujer embarazada en una situación laboral más desfavorable de la que ya tiene respecto a los hombres. Por otra parte, en el caso de las pymes con menos de cinco trabajadores, cubrir los costes laborales al 30% de una trabajadora en baja junto con la trabajadora sustituta es un quebranto importante a todos los niveles. Ese quebranto te convierte en pérdidas una cuenta de resultados de manera automática. Basta con ponerse en los zapatos de esa empresa pequeña para entender qué va a ocurrir si esta norma se aprueba.

Más Información | Expansión
En El Blog Salmón | Derechos, deberes y baja maternal: algunas puntualizaciones sobre el caso Soraya, Embarazos en el trabajo: es una obligación moral
Imagen | Bibigeek

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios