La cancelación de Batgirl nos da una importante lección económica

La cancelación de Batgirl nos da una importante lección económica
2 comentarios
HOY SE HABLA DE

Hace unos días saltó una noticia bastante sorprendente: Warner Bros. decidía cancelar la película Batgirl. La sorpresa no es por una simple cancelación, claro, sino porque ya llevaban gastados 90 millones de dólares en el proyecto y estaba casi terminada.

La decisión del nuevo CEO de Warner, David Zaslav, es polémica, desde luego. El estreno iba a ser en HBO Max, y por tanto los costes de distribución no iban a ser grandes. Pero todavía quedaban gastos pendientes y la cancelación les permiten recuperar parte de lo gastado por deducciones fiscales de ingresos previstos y no realizados. Sin embargo, pese a la polémica, esta situación nos da una gran lección económica.

El coste hundido es un coste

Hay unos cuantos conceptos fundamentales en economía que de entenderlos bien mejorarían la vida en el día a día y uno de ellos es el del coste hundido, un dinero gastado y que no se va a recuperar. En esta caso David Zaslav lo entiende bastante bien: da igual lo que se haya gastado en un proyecto, ese dinero no va a volver por mucho que sigamos con él adelante.

Warner ha hecho cálculos. Ya ha gastado 90 millones de euros pero si sigue adelante con el proyecto, aunque la distribución sea barata, gastará más. Y si las previsiones dicen que no van a recuperar ese extra de gasto lo mejor es cancelar el proyecto. Otro tema es cómo de buenas sean las previsiones, pero lo cierto es que hay que hacer caso a los números.

Dejar de quemar dinero y tiempo

Muchas veces en nuestro día a día tenemos costes hundidos. Pero pensamos que es una inversión. Vamos al cine y al empezar la película nos damos cuenta de que es muy mala. La decisión lógica es dejar de perder el tiempo e irnos pero muchas veces nos quedamos porque ya se ha pagado la entrada y hay que aprovechar esa inversión. Pues no, no era una inversión, era un gasto, un coste hundido. El dinero se ha perdido ya, independientemente de si nos quedemos hasta el final o nos vamos. ¿Quedarse maximizará la satisfacción? No. Lo mejor es irse.

También se puede ver en las relaciones de pareja. A veces la gente sigue en una relación, a pesar de que es insatisfactoria, porque lleva muchos años de relación. Se piensa que ese tiempo juntos ha sido una inversión. Pero no, ha sido un gasto. Un coste hundido.

Ante el mensaje de la intuición que indica que "he invertido mucho en esto y hay que seguir" es necesario pararse y pensar fríamente si realmente es una inversión. Una inversión implica un retorno futuro y este retorno debe ser mayor que lo gastado para tener sentido. Por tanto, debemos determinar si es una inversión o un coste hundido y si es lo segundo, dejarlo caer, se haya gastado lo que se haya gastado.

En Warner Bros. lo tienen claro. Da igual que se hayan gastado ya 90 millones de dólares y que esté casi todo terminado. Si el retorno no va a ser suficiente es un coste hundido y es mejor cortar de raíz.

Temas
Inicio