Compartir
Publicidad
Publicidad

Dime lo que buscas...[por IC]

Dime lo que buscas...[por IC]
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

...y te diré lo que encuentras. Pero eso si, dime lo que buscas de verdad. No me vale la pose de encuestado que manifiesta que lo que le apasionan son los documentales de animales mientras se atiborra de programas llenos de fulanas y macarras. Y es que, sin temor a equivocarme, creo que en la inmensa mayoría de las ocasiones uno acaba encontrando exactamente lo que busca, aunque le duela reconocerlo, aunque le averguenze, aunque sepa que no es lo mejor para él.

Esto ocurre en todos los ámbitos de la vida, por ejemplo en las relaciones de pareja. Pero como este blog no es rosa, si no salmón, lo que nos toca es hablar de como uno acaba encontrando el producto o servicio que realmente busca, ojo, no el que dice buscar. Y, como observador, diría que la inmensa mayoria dice buscar calidad, servicio, etc, pero, casualmente lo que buscan en su interior, y lo que acaban encontrando, es precio.

En dicho sentido, recuerdo un post que escribí acerca de los Presupuestos Generales del Estado, y de como los mismos venían a ser la verdadera acción política y no la manifestada en los discursos o por los clásicos voceros paniaguados.

Materialmente, desde un punto de vista económico, supone recoger por escrito la que va a ser la política fiscal del Ejecutivo para dicho periodo. Y es que la política fiscal se hace tanto desde el punto de vista del gasto, de la inversión, como desde el punto de vista de como financio dicho gasto. Se hace política fiscal, y con ella política económica, y en resumen, política con mayúsculas, al determinar que partidas son primadas a la hora de soltar dinero y cuales no. Se hace política tomando decisiones a la hora de hablar de tributos, de impuestos, de ventas de activos públicos o de emisión de empréstitos. Y, aunque para el ciudadano común es árido, en los PGE del se recoge la verdadera política que tiene prevista desarrollar dicha Administración, no la que nos vende a través de sus canales de comunicación, asi como debe ser coherente con un cuadro macroeconómico previsto para el Gobierno para el año venidero (sobre este punto habría mucho que hablar).

Pero esta disociación entre el discurso y la práctica ya digo que no se da tan sólo en nuestros amados políticos. Como no podía ser menos, otro tanto ocurre en el ciudadano de a pie, en las decisiones de compra que, como consumidor, toma en el día a día. Esa es al menos la impresión que uno se lleva ultimamente. Permitidme dos ejemplos, anecdóticos, pero ilustrativos.

En primer lugar, hablemos del sector financiero. Uno está un poco harto de escuchar quejas de un buen número de clientes respeto de sus entidades financieras. Me refiero a aquellos clientes que dicen que su entidad ( y en general todas, según ellos) tan solo les dan precio, que no les asesoran, que no les orienta, que no les trata como un cliente-persona, que la única variable que manejan en la relación comercial es la comentada. Debe ser que estan tan ocupados quejandose del Banco en concreto que no se paran a reconocer que ellos lo que buscan es fundamentalmente eso, el precio más bajo por el crédito, el más alto por su dinero, por eso están en esa entidad. Y punto. Por tanto, ¿de qué se quejan? El asesoramiento,la calidad de servicio, etc, tienen un precio. Y ellos no lo valoran, pretenden tenerlo gratis.

El segundo ejemplo viene a cuenta de un post de un excompañero de El Blog Salmón. Consultor Anónimo nos narra el amargo sabor que le quedo tras la compra de una mesa. No os quedeis en el post, id también a los comentarios, que son clarificadores de lo que hay.

No se lo que habríais hecho vosotros. Yo lo tengo claro, por 20 euros ya le pueden ir dando a la primera tienda, que no me va a ver el pelo. Y no se trata de racionalizar lo que no lo es, se trata de que no es la misma mesa ya que no es el mismo servicio. Y cuando compro la mesa compro también dicho servicio, ergo es evidente que el precio es diferente ya que el producto-servicio que compro también lo es. Me refiero por ejemplo al servicio postventa. Si me atienden así antes de comprar la mesa no me quiero imaginar como lo harán despues. Pero el tema va mucho más allá, y me refiero a la experiencia de compra.

A Raúl le ha quedado un sabor amargo. No me extraña. Es consciente de que, con su compra, y la de otros muchos que acaban actuando como él, se fomenta que al cliente le traten justo como no le gusta. Cada vez habrá más despachadores y menos comerciales profesionales, y cada vez las mencionadas experiencias de compra, de consumo, serán menos agradables. ¿Y quién será el culpable?

Por acabar con una sonrisa, permitidme que reproduzca la misiva que le mando un vendedor de Ebay a un cliente que acaba de adquirirle la corona de un reloj (precio misérrimo).

Estimado José,

Nos complace informarle de que su corona de reloj vintage LANCO 5,25 × 2,75 mm ha sido cuidadosamente extraída de nuestros estantes con guantes esterilizados libres de contaminación y se ha colocado sobre una almohada de satén.

Un equipo de 50 empleados ha inspeccionado su artículo y lo pulió para asegurarse de que estaba en la mejor condición posible antes de enviarla.

Nuestra supermodelo especialista en embalaje encendió una vela y un silencio cayó sobre la multitud mientras ponía su artículo en la caja forrada de oro más fino que el dinero puede comprar.

Todos teníamos una maravillosa celebración después y todo el grupo marchó
por la calle a la oficina de correos donde toda la ciudad de Nicosia, Chipre
saludó “Bon Voyage” a su paquete, en su camino hacia ustedes en España, en nuestro jet privado hoy, lunes, 13 de septiembre 2010.

Espero que hayan tenido una maravillosa experiencia en la compra. Nosotros claro que sí. Su imagen está en nuestra pared como “Cliente del Año.” Estamos todos agotados, pero no puede esperar a que vuelvas anuestra tienda.

No dude en añadir a tu lista de favoritos y dejar su voto cuando el
llega el artículo.

Gracias, gracias, gracias!

Suspiro …

Andreas

¿Cuánto vale la atención de este profesional?

Imagen |comedy_nose

Avatar de IC

IC ha sido colaborador habitual en El Blog Salmón y ahora escribe una
columna semanal donde muestra su punto de vista de los asuntos económicos
más relevantes.


Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos