Compartir
Publicidad
Publicidad

El futuro de las tarifas eléctricas en un sector ineficiente

El futuro de las tarifas eléctricas en un sector ineficiente
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Nos encontramos a menos de dos meses de la liberalización de las tarifas eléctricas y ya van sonando tambores de guerra relativos al incremento de precios que se prevé en el coste por kilowatio. Prueba de la futura subida en la factura de la luz la podemos deducir de la labor evangelizadora que están comenzando a llevar a cabo las grandes compañías del sector como Endesa e Iberdrola.

El discurso es sensiblero, apegado a la conciencia social, a la más vena poética que ni el mismísimo Calderón de la Barca sería capaz de imaginar en el Siglo de Oro. Citando textualmente a un responsable de Iberdrola, nos obsequia con las siguientes enseñanazas:

La subida de tarifas eléctricas servirá para concienciar a los consumidores sobre la necesidad de un consumo “eficiente y responsable” de la energía.


Es importante imprimir conciencia social mientras se clama el cobro del déficit tarifario a costa de todos los consumidores. Pero el mal de esta subida no se encuentra en el propio déficit que se arrastra, se encuentra en la configuración de la producción energética.

Partimos de una mala base en carestía de recursos energéticos naturales como pueden ser gas o petróleo y todas las políticas que se impulsan a favor de las energías renovables son absolutamente ineficientes y sobrevaloradas por el proteccionismo en precios que goza el sector. No se puede comprar la electricidad generada mediante enrgías renovables cuatro veces más cara que luego se vende. No necesitamos ningún máster en económicas para predecir un agravamiento continuo del eterno déficit eléctrico.

Por otra parte, Industria vaga sin rumbo en la liberalización prevista, colocando encima de la mesa la Tarifa de último recurso como sulución semiproteccionista de precios para los particulares y una tarifa social que no saben muy bien cómo diseñarla. En un principio se limitaba a potencias contratadas impracticables como son 3 kW por contrato. Ahora se estudia evaluar un sistema de renta familiar combinado con situaciones familiares de desprotección en el núcleo familiar.

Aún así, no están claros los precios definitivos, o quizá están demasiado claros y no los quieran decir aún para dejarlos caer justo cuando se ponga en marcha el sector liberalizado. Como contrapartida, no se plantean inversiones en infraestructuras de producción de enrgía más barata, eficiente y porque no quizá hasta más limpia que la que hacemos ahora. Predicamos en contra de la energía nuclear, pero esa misma electricidad de producción nuclear la importamos de Francia. Curioso ¿no?

Vía | Cinco Días
Imagen | John C Shaw
En El Blog Salmón | ¿Habrá menos electricidad en el futuro?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos