La limitación de subidas de precios de alquiler podría ser contraproducente

La limitación de subidas de precios de alquiler podría ser contraproducente
1 comentario

El pasado 29 de marzo el Gobierno aprobó un Real decreto-ley por el se aprobaron medidas urgentes para dar respuesta a las consecuencias de la guerra en Ucrania. Y entre las medidas se impone una limitación de la actualización de las rentas de alquiler.

Esta medida, que pretende contener el precio de los alquileres al menos hasta el 30 de junio, puede tener un efecto contrario al deseado, como vamos a explicar a continuación. Pero antes vamos a ver en qué consiste la medida.

Limitación de las actualizaciones de rentas

Según la Ley de Arrendamientos Urbanos, durante un contrato de alquiler (que dura 5 años) se puede renovar la renta cada año, si así lo indica el mismo. Esta actualización debe estar ligada a algún índice de referencia, que normalmente es el IPC.

Por tanto a los que les tocara la actualización en estos momentos podrían verse sometidos a una subida del alquiler de valores que rondan el 10%, ya que tenemos la inflación disparada.

Con el decreto que aprobó el Gobierno, desde la entrada en vigor del Real decreto-ley (el 30 de marzo de 2022) y el 30 de junio de 2022, la actualización de la renta debe ser pactada entre las partes. Y de no haber acuerdo, la actualización será como máximo lo indicado por el Índice de Garantía de Competitividad (IGC).

Este IGC es un índice que es sensiblemente inferior al IPC. El último dato publicado está en el 2,02% y desde su creación en 2015 solo ha estado seis meses en positivo. Por tanto es de suponer que en los próximos meses estará rondando el 2-3%.

Una nueva intervención del mercado sin compensaciones

El Gobierno, con esta medida, vuelve a intervenir un mercado privado sin hacer ningún aportación de fondos a los perjudicados. En este caso los propietarios, que en muchos casos son simplemente familias que tienen sus ahorros invertidos en viviendas para que les proporcionen rentas.

Al igual que con la prohibición de los deshaucios, el Gobierno regula perjudicando a una parte y no compensa económicamente. Es muy barato legislar así, sin tocar los Presupuestos. Pero esto aleja a los inversores de un mercado (el del alquiler) que lo que necesita precisamente es inversión: más viviendas. Con este tipo de medidas el mercado pierde atractivo.

Pero es que además podría ser contraproducente

Seamos claros: muy pocos propietarios iban a atreverse a subir las rentas un 10% a sus inquilinos. Un movimiento así, cuando el precio de la vivienda en alquiler ha bajado ligeramente en los últimos años, espolearía a los inquilinos a buscar un cambio de vivienda.

Por tanto la mayoría de los propietarios, que saben que gestionar un cambio de inquilino es complicado (lleva tiempo, dinero y riesgo), no iban a subir las rentas en la actualización anual.

Sin embargo, ahora tienen la bendición del Gobierno para al menos subir las rentas un 2%. Y prácticamente todos lo harán, pues es el valor que el Gobierno ha determinado que es "justo".

De nuevo un nuevo movimiento en falso del Gobierno, que seguramente ha logrado que las rentas suban por encima de lo que lo habrían hecho de no haber limitado las subidas y por otro aleja a la inversión pues estamos ante un mercado todavía más intervenido.

Temas
Inicio