Compartir
Publicidad

Si tienes una segunda residencia te van a crujir

Si tienes una segunda residencia te van a crujir
Guardar
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de habernos echado (algunos) unas risas con la inventiva fiscal vamos a ponernos serios. Habida cuenta de que, a pesar de los deseos de algunos burócratas europeos, subir el IVA no parece una opción para Mariano por coste electoral, y teniendo en cuenta nuestras cifras de deficit y deuda, entre las tendencias fiscales de moda para la próxima temporada apunten una: si tienes una segunda residencia te van a crujir.

¿Qué razones se esconden detrás de esta decisión? Pues me temo que no se trata ni de justicia fiscal, si eso existe, ni razones de índole macroeconómico-finalista. Es tan sencillo como que combina la sencillez para su ejecución, al menos inicialmente, con un bajo coste social. El que tenga más de una vivienda, el que tenga varios inmuebles, es catalogado en la psique popular como una suerte de potentado. Todavía me estoy riendo con esta noticia de eldiario.es, donde los chicos de Escolar tuvieron que corregir el titular, que inicialmente decía seis fincas (el termino exacto para referirse a cualquier inmueble inscrito en el registro, incluido un trastero) para acabar poniendo seis inmuebles, ya a que algunos de sus avezados lectores debían pensar que la Alvárez era poco menos que una terrateniente a lo Duquesa de Alba (pero eso da para otro post).

Como digo, si tienes más de un inmueble vas a tener que pagar, que pagar más. Sobre todo debido a que, a diferencia del dinero en efectivo o de otros bienes, es más difícil apartarlo, ocultarlo del fisco. Y además, si no cumples, siempre es más fácil embargarlo por la vía ejecutiva. A esto le sumamos el parque inmobiliario que se están tragando las entidades financieras, y ya tenemos un mix de sujetos pasivos de lo más chachiprogre.

De todas maneras, y frente a la gente que se encuentra preocupada por las medidas que pueda tomar el Gobierno central al respecto yo creo que deberían ponerse a temblar pensando en los ayuntamientos turísticos donde tengan esos apartamentos, esos chalets.

Muchas de estas entidades locales ya han empezado a hace tiempo a cuadrar los círculos. Si en tiempos pasados fueron los turistas que compraban viviendas los que les financiaron indirectamente a través del cobro de licencias de obras, impuestos de plusvalías municipales y otras tasas, ahora irán a por los impuestos y tasas recurrentes.

¿Cómo? Aprovechando las subidas de los valores catastrales (que algunos, curiosamente, no consideran una subida del IBI), discriminando entre residentes (con derecho a voto) y discriminando negativamente a los no residentes, y extendiendo esta dualidad a otros impuesto municipales. Que pague el de fuera para financiar al que nos vota y asunto resuelto, parecen pensar algunos. Pensamiento transversal y de consenso, que hermana a PP y a Bildu.

Ante esto, ¿qué pueden hacer aquellos que han pasado a ser considerados como metecos fiscales? Pues me temo que sólo quedan tres vías

  • Callar y pagar, para lo que espero próximamente un manual de autoayuda llamado Paga impuestos y sé sumiso.
  • Vender y largarse (sí se puede), y que con suerte en un futuro esas localidades estudien el caso de Detroit.
  • Copiar de esas plataformas que han florecido como setas y hacer la vida imposible a esos ayuntamientos por la vía de facto y la jurídica, con una adecuada combinación de acciones de fuerza, de desobediencia medida, y de trolera al ayuntamiento con múltiples recursos.

En cualquier caso esto, que vayan a seguir intentando financiar su estructura con el ladrillo no es una predicción, es un hecho.

Más información | El Economista

En El Blog Salmón | Proletario, propietario y de Carabanchel alto

Imagen | kurtxio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos