Publicidad

Suscribirse a Ikea no es una buena idea, al contrario que a Netflix

Suscribirse a Ikea no es una buena idea, al contrario que a Netflix
14 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ikea, el gigante sueco de los muebles que hay que montar en casa, va a comenzar el año que viene un negocio de alquiler de muebles, cuya idea es que sus clientes paguen una cuota mensual por sus muebles en vez de comprarlos definitivamente.

Me parece completamente normal que Ikea quiera expandirse de este modo. No deja de haber una tendencia de alquilar en vez de comprar, de suscribirse a un servicio. Esto lo estamos viendo mucho en el mundo online (Spotify, Netflix, HBO, Office 365, etc) pero no era de extrañar que fuera a pasar al mundo offline. Ya hay gente que deja de tener coche por disponer de Uber o hay gente que apenas cocina, o directamente no lo hace y quiere su casa sin una estancia destinada a preparar las comidas.

¿Es una buena idea alquilar los muebles a Ikea?

La pregunta es ¿es una buena idea alquilar los muebles a Ikea para nuestras finanzas personales o es mejor comprarlos. ¿Y Netflix? ¿Es una buena idea pagar por Netflix en vez de por los muebles de Ikea?

Personalmente creo que hay una fuerte diferencia entre suscribirse a un servicio de muebles y suscribirse a Netflix, y es que el servicio que ofrecen es distinto. El servicio que ofrece Netflix es de entretenimiento con un catálogo, podemos ver cien veces la misma película, pero lo más probable es que una vez acabada la película o la serie pasemos a la siguiente. Netflix continuamente está invirtiendo en nuevo contenido de entretenimiento y esperamos que lo siga haciendo en los próximos años.

472708041_a1c3d5096a_o.jpg

Es cierto que podemos pagar por las películas y verlas siempre que queramos sin necesidad alguna de repetir la cuota, pero la verdad es que lo más probable es que las películas que veamos serán distintas a otras que hemos visto. Es decir, que veremos alguna película que ya hemos visto y no vamos a volverla a ver muy probablemente en la vida.

Además uno de los problemas que hay son los cambios de formato. De pequeño veía películas de Disney en VHS, de adolescente alquilaba VHS hasta que vino el DVD y pasé a alquilar DVDs. Después llegó una nueva batalla de formatos, el HD-DVD vs el BluRay. El último formato ganó la batalla, aunque llegó en la época de las descargas digitales. El último portátil que he adquirido ya viene sin unidad óptica (y no es gama baja). Una de las ventajas de un servicio de suscripción es que nos olvidamos del acceso al catálogo por problemas de formato (si lo habría si la empresa quebrara, o dejara de dar servicio en nuestro país).

En cambio con los muebles de la casa es distinto. Los muebles de una casa se usan las 24 horas del día, puede que no estemos en ese momento en la casa, pero siguen guardando ropa o sujetando libros. Y no, el sofá no lo puedo compartir con el vecino, seguramente ambos los usemos a la misma hora tras volver del trabajo. Adicionalmente, aunque no esperamos que los muebles que compramos en Ikea duren tanto como aquellos que nuestros abuelos usan y que compraron nuestros bisabuelos con esfuerzo, es muy probable que esperemos que estos nos duren muchos años. Que los podamos llevar a una segunda vivienda, venderlos de segunda mano o regalarlos cuando compremos otros más modernos o simplemente mejores.

146171722_144b9304e2_o.jpg

Por supuesto hay excepciones, por ejemplo que vayamos a estar en un lugar durante una cantidad de tiempo limitado. Por ejemplo conozco a un directivo que pasó tres años en Tokio. Al igual que no le interesaba comprar una vivienda en Tokio durante los años que estuvo, tampoco le interesó comprar los muebles que alquiló a un proveedor local (con vajilla incluso). En este caso si merece la pena alquilar, ya sea a Ikea o a otro servicio equivalente cuando vayamos a estar un tiempo limitado en un lugar.

Quizás es mi opinión, pero los bienes de consumo duraderos, suele ser mejor comprarlos que alquilarlos. Por mucho que eso nos suponga sacar liquidez que no podemos dedicar a otras inversiones. En general, para bienes duraderos todavía no he visto la alternativa mejor a comprarlos que a alquilarlos si les vamos a hacer uso intensivo.

Quizás está la excepción del coche en propiedad, que está fuertemente sometido a impuestos. Al adquirirlo pagamos impuestos, las reparaciones y mantenimiento tienen impuestos, el vehículo paga impuestos al ayuntamiento para poder circular e independientemente de que usemos gasolina, gasoil, gas o electricidad, pagamos impuestos para usarlo. Eso hace que muchos se planteen usar alternativas (carsharing, alquilarlo puntualmente, ridesharing…)

Pregunta a los lectores ¿están suscritos a Netflix? ¿Se suscribirían a los muebles de Ikea? ¿A qué otros servicios o productos les gustaría suscribirse?

En El Blog Salmón | El “Netflix” de Telefónica y Atresmedia, ¿un déjà vu o una oportunidad?, Convirtiendo las compras masculinas en suscripciones

En Magnet | ¿Suscribirse a Ikea? Por qué el futuro de la decoración pasa por alquilar los muebles de tu casa

Más información | The Guardian

Imagen | ZapTheDingbat

Imagen | OiMax
Imagen | dan taylor

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir