Compartir
Publicidad
Publicidad

Arreglemos la crisis: volvamos al trueque

Arreglemos la crisis: volvamos al trueque
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Hace no muchos días IC comentaba en una entrada sobre el cambio del color de los euros para evitar el dinero negro, que la mejor solución para arreglar esta crisis sería volver al trueque de forma inmediata. Sí, era en tono jocoso, pero ¿alguna vez habéis pensado que pasaría si volviéramos a al trueque como sistema monetario?

Primero me gustaría hacer referencia a la realidad del truque, a su definición más básica, y para ello acudí a su epígrafe en la RAE:

El truque es un intercambio directo de bienes y servicios, sin mediar la intervención de dinero. De forma coloquial consiste en cambiar una cosa por otra.

Una vez tenemos claro que es un truque me gustaría recordar que el truque, como forma hasta el bajo medievo de intercambio comercial, terminó desapareciendo por un motivo evidente: gracias a la llegada de un valor común a todos, el dinero en monedas, podíamos hacernos con algo que necesitáramos o quisiéramos sin necesidad de que el dueño o artesano de eso recibierda nada a cambio por nuestra parte; en ocasiones puede además nosotros no tuviéramos nada que interesara a dicho comerciante por lo que la operación se vería bloqueada.

Por tanto y en el momento actual deberíamos plantearnos la situación de manera inversa, ¿qué ventajas y desventajas tendría para nosotros el cambio de una actividad economia y financiera basada en el intercambio monetario al pasar a otra basada en el trueque? Pues aunque no lo creáis habría buenas noticias y graves repercusiones; incluso se podrían llegar a mejorar algunos datos macroeconómicos.

En primer lugar y para que nadie se alarme, hemos de decir que esto es del todo ficticio, sería totalmente impensable que el mundo, la Zona Euro o España pasara a un sistema de trueque, pero vamos a ver los tres hechos principales que ocurrirían si pasaramos de nuevo al trueque:

  • Los sistemas financieros tal y como los conocemos desaparecerían. Los índices bursátiles, fondos, futuros, obligaciones, deuda pública, todo ésto a corto plazo desaparecería, haciendo de verdad una limpieza total del mercado ¿no era eso lo que se pretendía?.
  • Se produciría un sistema autárquico. Es decir las exportaciones o importaciones serían casi imposibles de realizar, por lo que todos los países vivirían de sus intercambios comerciales internos. Esto sería bueno ya que consumiríamos más productos propios y así ayudaríamos a la reactivación de nuestra propia economía.
  • Se dificultaría el comercio, una de las grandes desventajas, ya que no todos estaríamos de acuerdo en qué cosas valen y cuánto valen.
  • Sería mucho más dificil realizar medidas de política monetaria, fiscal o mixta. Las medidas heterodoxas que anunciaba el Banco Central Europeo serían imposibles también con un sistema no basado en el dinero.

Bien, resumiendo al cuestión podríamos decir que el trueque no sería algo bueno para la evolución del sistema económico, pero es algo que desde el punto de vista financiero quizá si nos ayudaría a recapacitar sobre cuales son nuestros orígenes y desinflar algunas burbujas ciertamente colapsadas. El trueque devolvería estabilidad a las economías gracias a las autarquías y conseguiría que aquellos países que tienen muchos déficit comercial confiaran más en sus productos.

Es por tanto una utopía, un hecho que jamás volverá y que aunque pudiera ayudarnos en algunos puntos, sería una clara involución dentro del desarrollo económico; por tanto, la mejor solución será seguir luchando en este mundo globalizado contra los malos datos de factores macroeconómicos con otro tipo de medidas más ajustadas a las necesidades reales de los ciudadanos y no pensando que un modelo pasado de un tiempo pasado, fue mejor.

En El Blog Salmón | Las posibilidades del trueque ¿hablamos en serio?
Imagen | walkering

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos