Compartir
Publicidad

BCE: compra deuda pero dice que la deuda será una losa en la recuperación, ¿a qué juega?

BCE: compra deuda pero dice que la deuda será una losa en la recuperación, ¿a qué juega?
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

España con su deuda pública tiene más que una piedrita en el camino, ya que se enfrenta a una pesada losa. España es el país que ha estado creciendo más en la Unión Europea, entorno de un 3 por ciento anual, y el que ha ido generado más empleo pero con la segunda tasa de desempleo más alta, y el déficit público parece que este más controlado que hace años atrás.

Tenemos que tener en cuenta que existen problemas que amenazan a la consolidación de la recuperación económica, y la deuda pública es uno de estos problemas. No debemos de olvidar que el origen de algunas crisis económicas han sido producidas por un exceso de deuda acumulada, tanto en las empresa como en las familias.

Por tanto, el problema tiene origen en la caída de la actividad y un descenso del empleo durante la crisis reduciendo la recaudación fiscal. Un aumento del gasto en prestaciones y la factura del rescate. El déficit aumentó y la deuda pública empezó a acumularse.

Nos podemos preguntar: ¿Cómo ha evolucionado la deuda pública la última década? ¿Por qué una excesiva deuda pública deja poco margen a la política fiscal? ¿Por qué el BCE compra deuda y le dice a España que va a ser una pesada losa? ¿Por qué el BCE favorece la financiación nacional a bajo coste?

En 2007 había una deuda del 35,6% y ahora ronda el 100% del PIB

Durante el año 2007, España acumulaba el 35,6 por ciento de su PIB en deuda pública. A partir de ese año ha aumentado considerablemente, hasta llegar al 100,4 por ciento en 2014, y desde entonces sigue en ese nivel.

Gracias a la leve recuperación económica se pueden afrontar los pagos inmediatos con mucha más holgura, no hay que olvidar que van a salir 32.271 millones de euros durante este año para pagar la financiación como el importe de deuda pública.

El Gobierno del PP insiste en que la deuda va disminuyendo. La previsión del Gobierno del PP es que a finales del 2017 será el 99 por ciento del PIB, se reduzca al 97,7 por ciento en 2018 y en 2019 con un 95,4 por ciento del PIB.

De momento, la deuda pública se sitúa al límite del 100 por ciento, y total de la deuda está en 1.124.961 millones de euros. No parece que el Gobierno del PP este aprovechando la coyuntura económica para reducir el peso de la deuda.

La política de tipos congelados del Banco Central Europeo (BCE) contiene los riesgos asociados a este fuerte endeudamiento, pero un cambio de política monetario u otra nueva etapa de inestabilidad podrían desatar verdaderos problemas. Los organismos internacionales no deja de alertar de los grandes peligros que causa una deuda pública excesiva.

La excesiva deuda pública deja poco margen a la política fiscal de España

La gran tasa de deuda pública en España deja poco margen a la política fiscal para responder a posibles problemas que puedan surgir en la economía.

Referente a la política fiscal, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aconseja a España aplicar un IVA del 21 por ciento a muchos de los productos que actualmente tienen tipo reducido, ya que considera que la recaudación en España en relación a su PIB sigue siendo inferior a de otros países en Europa.

Es decir, creen que reduciendo algunas ineficiencias del sistema fiscal se podría disminuir el déficit como la deuda pública. Por tanto, El FMI piensa que no hay muchas alternativas para reducir esta pesada losa, o aumentan impuestos o reducen los gastos.

La Unión Europea no tiene un mensaje diferente del FMI

El mensaje de la Comisión Europea a España es parecido al del FMI. La Comisión Europea le dice a España que su elevado nivel de deuda, tanto pública como privada, es un reflejo de los compromisos externos de España al tiempo que a los cambios de sentido de los mercados.

También añade que la reducción escalonada prevista de la deuda pública hasta el 2018, al 98,5 por ciento, es puede realizar a través de un crecimiento nominal del PIB, por lo que es fundamental que España continúe con la consolidación fiscal con el objetivo de reducir tanto el déficit como la deuda pública.

La Comisión Europea reconoce el esfuerzo que han realizado las familias y las empresas no financieras españolas para reducir su elevado endeudamiento durante esta última década. Estima que a pesar de una progresiva disminución de la deuda, el nivel de deuda privada continúa elevada en España, sobre todo en el caso de las familias.

Las deudas de las familias y las empresas no financieras en España se ha reducido en 482.000 millones de euros desde el año 2010, equivalente al 50 por ciento del PIB. Desde el 2008 solo en intereses pagados por las familias y las empresas no financieras españolas se han reducido en 83.000 millones de euros de la carga de su deuda.

Por tanto, este desendeudamiento pendiente , de las familias y las empresas no financieras españolas, condiciona la recuperación, en otros factores, del crédito bancario que supone un freno al consumo y a la inversión.

La política del BCE favorece a unos costes de financiación bajos de la deuda pública

Lo bueno es que estos costes de financiación están costeados a mínimos por la política de tipos de interés del BCE. El Tesoro tiene previsto emitir en el 2017 unos 35.000 millones de euros, para cubrir las emisiones de medio y largo plazo de 122.904 millones de euros tras cubrir vencimientos de 87.904 millones de euros.

En total el Tesoro espera emitir 220.017 millones de euros de deuda, levemente inferior a la que se realizó durante el año pasado. En el 2016, se han registrado mínimos tanto en el coste de las nuevas emisiones, 0,61 por ciento, como en el coste medio de deuda en circulación, 2,77 por ciento.

Estos mínimos históricos en los costes de emisión han sido posibles incluso en el marco de una estrategia dilatada en el tiempo potenciada en una emisión de tramos a largo plazo. La vida media de la emisión a medio y largo plaza está situada en 11,5 años, cifra superior a la que se registraba el año 2015, que era de 9,1 años.

El patrón de las emisiones ha contribuido alargar la vida media de la cartera de deuda pública en circulación reduciendo así el riesgo de refinanciación de deuda ante una posible subida de los tipos de interés por el BCE.

En El Blog Salmón | ¿Cuánto debemos cada uno de deuda pública?

Imagen | Flickr

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos