Compartir
Publicidad

Brexit, ganadores y perdedores en los posibles escenarios

Brexit, ganadores y perdedores en los posibles escenarios
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como país miembro de la Unión Europea, España se juega mucho en el actual debate sobre el futuro de la Unión Europea y como va a encajar el Reino Unido. La Comisión Europea se debería plantear varios escenarios posibles para elaborar una política respecto a los diferentes posicionamientos partidistas de sus miembros.

En la actualidad, existe un mundo multipolar donde en el contexto de las relaciones internacionales supondrá el fin de un monopolio de poder y capacidad de disuasión en el mundo de la Unión Europea frente Estados Unidos.

Nos podemos preguntar: ¿Cuáles van a ser los diferentes escenarios en el futuro del Reino Unido respecto la relación con el continente Europeo?

Primer escenario: Salida unilateral del Reino Unido

El primer escenario que nos podemos plantear es que no haya un acuerdo de divorcio. El Reino Unido ya no estará obligado a cumplir con los tratados de la Unión Europea y no habrá sustitutos para los acuerdos internacionales.

  • El ganador: el Reino Unido de forma soberana podrá firmar acuerdos con cualquier país que anteriormente no tuviera una relación a través de la Unión Europea. A partir de aquí, podría negociar nuevas relaciones con la Unión Europea y con otros países como Estados Unidos.

  • Los perdedores comerciales: con los cambios que se produjeran, las empresas del Reino Unido se verían afectadas. En una primera instancia con la falta de acuerdos aduaneros alteraría el comercio con las fronteras, la falta de autorización para volar en la Unión Europea, se impondrían aranceles a bienes y mercancías, problemas con la importación de ciertos alimentos y nueva frontera en Irlanda. La Unión Europea se vería perjudicada por la alteración del comercio y el agujero en su presupuesto.

  • Los ciudadanos perdedores: la residencia de los ciudadanos de la Unión Europea en Reino Unido y la de los ciudadanos del Reino Unido en la Unión Europea quedaría sujeta a lo que dictamine cada país.

  • ¿Quién gana con este escenario?: no habría casi ningún ganador y el Reino Unido se enfrentaría a demandas por el dinero que la Unión Europea cree que le deben.

Segundo escenario: Divorcio en el pacto entre la Unión Europea y el Reino Unido

Mejor situación que el escenario planteado anteriormente. El Reino Unido saldría de la Unión Europea como consecuencia de haber activado el artículo 50, pero su relación con la Unión Europea se negociaría más tarde, con unas normas de comercio provisionales basándose en las de OMC.

Seguirá siendo una situación de Brexit difícil, ya que no habría ningún tipo de acuerdo para reemplazar al que establecen las relaciones con la Unión Europea, pero las dos partes llegarían a un entendimiento, intentando evitar una situación de conflicto.

  • El ganador: al aumentar las barreras comerciales con los países miembros de la Unión Europea, el Reino Unido tendría que ser más autosuficiente. Los ganadores serían los proveedores nacionales del Reino Unido porque tendría mucha menos competencia. A más largo plazo, las empresas con relaciones comerciales con países sin acuerdo con la Unión Europea podrían ser atractivas para realizar acuerdos de libre comercio. Las empresas del Reino Unido podrían hacer más presión para conseguir ayudas y firmar contratos con el Gobierno, ahora prohibidos.

  • Los perdedores comerciales: las empresas del Reino Unido que tienen relaciones comerciales con la Unión Europea se verían afectadas con aranceles. Los aranceles podrían ser hasta el 10 por ciento en el sector de la automoción, del 22 por ciento en productos agrícolas, y hasta el 59 por ciento en productos como la carne de ternera. Esto provocaría grandes retrasos en las aduanas, ya que las empresas tendrían que cumplir las normas de declaraciones de origen.

  • ¿Quién gana con este escenario?: se implantarían barreras proteccionistas donde el aumento de las barreras comerciales con la Unión Europea haría que el Reino Unido estuviera aislado, sin garantías comerciales alternativas. La libertad para establecer sus reglas alentaría al Reino Unido a pensar en convertirse en una paraíso fiscal. Además, el Reino Unido perdería las ventajas comerciales con los países no pertenecientes a la Unión Europea, puesto que fueron negociados conjuntamente.

Tercer escenario: Acuerdo limitado entre la Unión Europea y el Reino Unido de aranceles

El siguiente escenario que se puede plantear el Reino Unido es alcanzar un acuerdo limitado de libre comercio con la Unión Europea para mantener el comercio de ciertas mercancías exentas de aranceles.

El Reino Unido tendría la potestad de cerrar acuerdos con otros países, pero no se le garantizaría el acceso al mercado del sector servicios de la Unión Europea. Los controles aduaneros seguirían generando obstáculos a nivel comercial con la Unión Europea y las empresas tendrían que reforzar sus exigencias de producción para que cumplir las exigencias de la Unión Europea cuando fueran diferentes al Reino Unido.

  • Los ganadores: los beneficiarios serían los fabricantes de la Unión Europea que podrían vender sus productos al Reino Unido sin aranceles. Las industrias como las farmacéuticas o la aeroespacial se podrían beneficiar del acuerdo en lugar de depender de la normativa establecida por la OMC.

  • Los perdedores comerciales: los servicios se excluirían de este acuerdo limitado libre de aranceles. Por tanto, las empresas financieras perderían su 'pasaporte', que les da derecho a vender en la Unión Europea sus servicios bancarios, seguros y otros servicios financieros. A nivel aduanero, que estarían desbordados, las empresas industriales y de agricultura tendrían que luchar con diversos obstáculos, además de aranceles y retrasos.

  • ¿Quién gana con este escenario?: es un escenario factible ya que la Unión Europea está más dispuesta a alcanzar un acuerdo de libre comercio sobre las mercancías que a negociar sobre el comercio del sector servicios. Este acuerdo no beneficiaría a la economía del Reino Unido, que se basa, en gran parte, en el sector servicios.

Cuarto escenario: Acuerdo comercial de gran alcance entre el Reino Unido y la Unión Europea

El Reino Unido establecería un acuerdo comercial de gran alcance con la Unión Europea.

  • El ganador: en este escenario el sector servicios se beneficiaría de este acuerdo comercial. Si el Reino Unido aceptara la supervisión de la Unión Europea, ciertos servicios financieros podrían seguir operando en la Unión Europea desde la 'City' de Londres.

  • Los perdedores comerciales: en muchos sectores del Reino Unido tendrían que aceptar las reglas impuestas por la Unión Europea y habría mucha más burocracia en las aduanas.

  • ¿Quién gana con este escenario?: el Reino Unido no tendría libertad en la concesión de subsidios y ni establecer las regulaciones dentro de la Unión Europea. El Reino Unido tendría que seguir aportando pagos a Bruselas y la Unión Europea seguiría influyendo en la legislación del Reino Unido. Los obstáculos en las fronteras con la Unión Europea serían menores y podrían firmar acuerdos fuera.

Quinto escenario: Unión aduanera entre la Unión Europea y el Reino Unido

Una unión aduanera que el Reino Unido podría negociar sus propios acuerdos en servicios y agricultura, y establecer sus regulaciones naciones, pero los aranceles y los acuerdos comerciales de bienes se establecerían en la Unión Europea.

  • Los ganadores: los sectores de manufactura del Reino Unido y de la Unión Europea saldrán beneficiados. No se tendría que controlar que los bienes no proceden de fuera de la Unión aduanera y las empresas del Reino Unido se beneficiarían de los acuerdos de la Unión Europea.

  • Los perdedores comerciales: los bienes que no se ajusta a los establecido a las normas de la Unión Europea estarían sometidos a más controles. El sector servicios no se beneficiaría de un acuerdo únicamente aduanero.

  • ¿ Quién gana con este escenario?: en este escenario preservaría aspectos de la relación comercial que tienen ahora el Reino Unido y la Unión Europea. Pero, en este caso, el Reino Unido no podría firmar acuerdos de disminución de aranceles con otros países que no son de la Unión Europea.

Sexto escenario: Un mercado único, el menos probable entre la Unión Europea y el Reino Unido

Si el Reino Unido pudiera continuar en el mercado único manteniendo la permanencia en el 'Espacio Económico Europeo', se aseguraría estar en consonancia con las normativas de la Unión Europea y comercio libre de aranceles.

De esta manera, se podría garantizar que cualquier producto o servicio del Reino Unido podría venderse en cualquier país miembro de la Unión Europea. Si en el acuerdo se incluyeran las aduanas y la agricultura, el comercio se establecería como si siguiesen dentro de la Unión Europea.

  • Los ganadores: el Reino Unido seguiría vendiendo servicios financieros a la Unión Europea. Las empresas productoras de alimentos y empresas de construcción u otras empresas que dependen de la mano de obra de la Unión Europea también saldrían beneficiadas, ya que el Reino Unido tendría que aceptar la circulación de trabajadores para seguir en el 'Espacio Económico Europeo'.

  • Los perdedores comerciales: si el Reino Unido quedase fuera de la Unión aduanera, los exportadores del Reino Unido tendrían más obstáculos.

  • Los perdedores: los ciudadanos del Reino Unido tendrían que aceptar las normas que establece la Unión Europea sin ninguna objeción.

  • ¿Quién gana con este escenario?: este escenario mantendría a la mayor parte de la economía del Reino Unido vinculada a la Unión Europea, especialmente si se realiza un acuerdo de unión aduanera. El Reino Unido no tendría más control del que ahora tiene.

En El Blog Salmón | Así tributarán los españoles residentes en Reino Unido después del Brexit

Imagen | Flickr

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos