Compartir
Publicidad

Crisis económica en Japón

Crisis económica en Japón
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Creo que resultara difícil encontrar un internauta español que, siendo habitual de la blogosfera, no hay oido hablar de Kirai. Kirai, un clásico de la misma, es Héctor Garcia, español residente en Tokio y fundador de una startup en tierras niponas. Soy seguidor habitual de su blog, ya que a mi reconocida anglofilia se une una fuerte fascinación por Japón (si , hasta hago pinitos de cocina japonesa en casa). Lo cierto es que Japón me parece otro mundo, una dimensión alternativa, una forma de entender el capitalismo y el progreso muy diferente a la nuestra (ojo, no digo que ni mejor ni peor). Por ello, me han resultados fascinantes los dos últimos posts que Héctor le ha dedicado al impacto de la crisis económica en Japón, lo que podríamos denominar crisis a la japonesa.

Al igual que lo comenta Kirai, entiendo que ponerse a hablar a estas alturas de la década perdida japonesa, de su burbuja inmobiliaria, etc…sobra. Centrémonos en lo más actual, en lo más inmediato, en aquello que nos une y en aquello que nos separa de esa sociedad tan distinta. Quizás podamos aprender algo, quizás evitemos cometer los mismos errores. Vamos allá:

  • Japón es un archipiélago, un conjunto de islas, pero las islas no existen en lo económico. Me ha alegrado ver como, aunque a algunos les cueste creerlo, los políticos de todo el mundo son sumamente parecidos. Hasta los nipones. La frase del ministro japones aludiendo a Japón como gran ejemplo a seguir ante la crisis que se vislumbraba hace un año, es un ejemplo más de que no sólo ZP o nuestros lideres autonómicos tienen los mismos gestos reflejos: mentir como bellacos y negar la realidad.
  • Los peligros de que tu moneda se convierta en un valor refugio, especialmente cuando tu economía gira, necesariamente, sobre la exportación: la apreciación de la divisa hunde todas tus expectativas. Si ademas no puedas bajar lo dificilmente bajable, que son los tipos de interés del yen, las posibilidades para evitar una apreciación de la divisa son las mismas que las mías frente a Godzilla. Te encontrarás así como una tormenta monetaria destriza tu sector productivo de la noche a la mañana.
  • El fenómeno anterior esta íntimamente unido al carry trade. El carrytrade consiste en endeudarse en una divisa distinta a la tuya, a aquella con la que generas los retornos con lo que vas a pagar el préstamo. Kirai lo comenta fantásticamente, y puedo dar fe de que para muchos, japoneses y extranjeros se convirtió en un sistema de inversión fantástico: pido un préstamo en yenes a un tipo ridículo, convierto la suma en euros, coloco la pasta en un deposito en euros a un tipo netamente superior, y gano el diferencial de intereses entre el yen y el euro. El riesgo esta en si al devolver los intereses el tipo de cambo , apreciándose el yen, pero lo que solía ocurrir era justo lo contrario. El propio carrytrade fomentaba la caída del yen, con lo que encima se ganaba en dicho diferencial. Y así durante años. Este cóctel explosivo, tipos bajos+carrytrade,se comentaba que era fomentada por las propias autoridades cara a estimular la caída de un yen que les permitiese competir en los mercados, especialmente frente a la amenaza china.
  • El giro de la situación descrito en el segundo punto acabo con el carrytrade clásico que hemos comentado. Al apreciarse el yen y hundirse los tipos en euros y dolares, el negocio se volvió ruinoso. Y ha acabado afectando a aquellos especuladores (muchos más de los que creéis), familias y empresas, que jugaban al mismo. Y no solo a esos. Una forma de carrytrade suicida es la de las hipotecas multidivisa que hemos visto en España. Cabe preguntarse cuantas familias han visto horrorizadas como la hipoteca que pensaban que era su última opción frente a la subida de los tipos ha acabado siendo un trampa casi mortal, hipotecas cuyo saldo en euros se ha elevado en un 20%, en un 30%. No somos islas, y estaba claro que esas hipotecas eran de alto riesgo.
  • Japón, en su larga crisis, ha recurrido a hinchar la burbuja de las obras públicas, al keynesiasmo brutal, todo sea por mantener el empleo. A Kirai no el acaba de convencer, y dicho sea de paso, a mi tampoco. Que por el momento eso haya paliado las tasas de desempleo no quiere decir que sea sostenible en el tiempo: por un lado las obras públicas deben ser mantenidas, y eso supone un mayor cargo para el presupuesto público, por otro lado su endeudamiento público es ya muy elevado. No en vano, Keynes socarrón, decía aquello que de a largo plazo, todos muertos. Parece mentira que ahora que esta tan de moda lo de la sostenibilidad nadie ponga en solfa al caballero británico por su apego a las generaciones futuras.
  • La tasa de desempleo en Japón es de un 5%, y el 6% ya se considera catastrófico (ver paran creer). Frente a ello resulta muy curioso algunas de las tácticas del Gobierno. A continuación cito textualmente los anuncios por megafonía que comenta Kirai, en una de las zonas in de Tokio (una mezcla de pena y sorpresa es lo que me deparan):
Para aquellos pobres ex empleados de Sony, Panasonic y Canon; como sociedad tenemos que ayudarles a pasar el mal trago y asegurar el futuro de sus familias. A partir de las 10 de la mañana vendrán expertos del Ministerio de Trabajo a dar consejo gratuito a todos aquellos que hayáis sido afectados por el mal estado de la economía. A partir de las 11 repartiremos bolas de arroz gratis a aquellos que puedan demostrar que están en el paro.

Pues eso, os recomiendo su lectura vivamente.

Vía|Kirai (I), Kirai (II)
En El Blog Salmón|Japón controla los impactos de la crisis
Imagen|Gellar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio