Compartir
Publicidad
Publicidad

Euro-Yen-Yuan-Dólar, ¿quién es el pardillo?

Euro-Yen-Yuan-Dólar, ¿quién es el pardillo?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Al debate sobre la selección española de fútbol y Raúl, se ha unido últimamente, como serio contrincante en las conversaciones de café, la evolución de los tipos de cambio de las divisas. Es lógico, pues en este mundo globalizado de hoy, quien más, quien menos, se siente directamente influenciado por la evolución de la divisa: desde las modelos hasta los hipotecados. El ciudadano medio ha pasado del tipo fijo del deposito a plazo de toda la vida a hablar sobre seguros de cambio y coberturas, sin estación media en el euribor. Sorprendente, pero cierto. Pero como bien sabe Luis Aragonés, que se se hable mucho de algo no significa que se sepa del tema.

Recientemente Martín Varsavsky escribía un post acerca de la depreciación del dólar norteamericano. Admiro en Martín su capacidad de iniciativa, su arranque, su...pero tengo claro de la lectura de su blog que no es un experto (ni lo pretende ser) en tecnología, ni tampoco un empresario para fajarse en el día a día. Con Martín seguramente estaría encantado de montar una empresa, pero no de permanecer en ella. Digo esto, porque me ha sorprendido su análisis un tanto simplista, de la causa, consecuencia y soluciones a la caída del dólar. Martín dice que es un problema muy serio para los USA. Es el fin del patrón dólar. Y todo es culpa del horrendo Bush. ¿La solución? Que Bush se convierta en John Lennon, saque las tropas de Irak y ya de paso del resto del planeta, deje de gastarse pasta en el tema, y actuar siempre a las ordenes de Naciones Unidas. Sin embargo, entre los comentarios a su post, se ve que este discurso, demasiado fácil no acaba de convencer. Quizás sirva como resumen de los mismos dos excelentes posts de Family Office, God Bless China, primera y segunda parte .Recapacitemos:

    <li>Es cierto que EEUU aprovercho la reconstrucción europea tras la IIGM para imponer su moneda como patrón monetario. Una estrategia hábil y que le ha dado muy buenos réditos. Pero las estrategias Martín, son estrategias no fines en si mismos. Y es que quizás el juego ha cambiado.</li>
    
    <li>Como algunos parecen haberse dado cuenta, no es que Europa lo este haciendo bien. Europa, o mejor dicho, la UE, ve como sube su divisa aún a su pesar, y con datos macroeconómicos no del todo halagüeños.</li>
    
    <li>Nos parece a muchos que hay un pulso entre EEUU y China. Debería recordar Martín que las autoridades chinas se niegan a dejar fluctuar libremente el yen. Ambos, al igual que Japón, que también juega a los mismo, son conscientes de lo mucho que se juegan sus empresas, sus balanzas comerciales en esta pelea, en la que contar con una divisa apreciada es un problema y no una solución. Ademas en EEUU esta depreciación del dólar viene a aliviar su deuda, y a fastidiar indirectamente al tenedor chino de la misma.</li>
    
    <li>Que no nos engañan con que gracias a la subida del euro no notamos la escalada del petróleo. El petróleo se esta disparando ya que el dólar cada vez vale menos, y los productores cada vez se dan cuenta de que la referencia a usar debe ser el euro. Les pasa lo mismo que a Giselle.</li></ul>
    

    Por supuesto que se trata de un juego de equilibrios, y que cada decisión conlleva aspectos positivos y negativos. Pero como bien señalan en Family Office, aquí parece que hay quien sabe a que se juega, pero también hay jugadores despistados. Ellos mismos citan la frase de Vallejo-Rebuzner, que me parece genial: "Si tras diez minutos de partida de póker, no sabes quién es el pardillo, entonces lo eres tú."

    Me temo Martín, que el pardillo no es Bush.

    Foto | Azrainman

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio