Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Debe preocuparnos la apreciación euro-dólar?

¿Debe preocuparnos la apreciación euro-dólar?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Indudablemente, vivimos en un mundo que cambia. El dólar, la todopoderosa divisa universal que lo mismo te valía para pagar rifles Kalashnikov en Rusia que para comprar cocaina en Colombia, se deprecia sin freno ante la moneda del viejo continente, convertida en el refugio sólido de muchos capitales extranjeros. Casi le dan a uno ganas de sacar banderas europeas y jalear a nuestros economistas, pero en medio de tal circunstancia salen los Ministros y banqueros europeos y empiezan a rumorear sobre su descontento con la fortaleza de nuestra moneda. ¿Y eso?

De hecho, esta semana se reune el G7 para analizar la situación económica mundial, incluida la crisis creada por la bola de nieve de las hipotecas subprime, y hay muchos ojos pendiente de lo que digan los europeos: ¿Qué pasará si, oficialmente, declaran no estar contentos con la apreciación del euro frente al dólar?

Empecemos por las razones por las que el dólar está depreciado: hay quien apunta que los precios históricos de las materias primas están fortaleciendo las monedas de los paises exportadores, pero en mi opinión y en la de otros se debe fundamentalmente al elevadísimo gasto interno en los Estados Unidos, gasto destinado a mantener el nivel de vida, financiar todas las operaciones en el extranjero y tratar de recuperar la competitividad perdida frente a los paises asiáticos. Crisis económicas como la creada por las subprime, la verdad, no ayudan mucho a esta situación.

Sigamos con las razones por las que no mola que el euro esté tan alto: en primer lugar, perjudica a las exportaciones de la eurozona. Cuesta más vender nuestros productos fuera si estos han de pagarse en carísimos euros. Por otra parte, afecta seriamente al turismo, industria que representa un elevado porcentaje del PIB de muchos paises (ummm...¿Como por ejemplo España?). Las bolsas, lógicamente, reflejan esta situación y se ven incapaces de seguir subiendo.

Y por último, algunas ventajas de la situación: invertir en los EE.UU. puede que nunca haya sido tan atractivo. Bienes raices, industrias, productos...Hay todo un mundo de posibilidades en (no lo olvidemos) la economía más importante del planeta. Por otra parte, algunos productos como el petroleo ligados estrechamente a la moneda americana también son más asequibles a los europeos.

Así pues, si los economistas europeos desean que la diferencia con el dólar no sea tan elevada, ¿Por qué no bajan los tipos de interés, que sería la medida canónica para abaratar el dinero y a todos los hipotecados nos daría tanta alegría? Pués fundamentalmente, como ya hemos dicho varias veces, para frenar la inflación, la subida de precios desbocada que se produce ante una ola de consumo feroz provocada por el dinero barato (créditos al consumo, hipotecas y demás). Delicada situación. La solución, en unos días...

En El Blog Salmón | ¿Nos viene bien que caiga el dólar?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos