La Eurozona ha fulminado su superávit por cuenta corriente y la culpa es de Alemania

La Eurozona ha fulminado su superávit por cuenta corriente y la culpa es de Alemania
1 comentario
HOY SE HABLA DE

Uno de los indicadores más seguidos de una economía es la balanza por cuenta corriente, que integra los flujos de la balanza comercial (exportaciones menos importaciones de bienes y servicios), la renta primaria neta de los factores (como intereses y dividendos) y las transferencias netas o ingreso secundario (como la ayuda exterior).

La balanza puede mostrar un superávit o bien un déficit. En el primer caso, puede suceder que la economía en cuestión tiene un nivel de ahorro nacional superior a la inversión nacional, mostrando una capacidad de financiación. También se puede entender como que el país va a exportar capital (saldo deficitario en la cuenta financiera) y, en consecuencia, se producirá un incremento en los activos netos frente al exterior. Otro punto de análisis es que tiene una potente capacidad exportadora, es decir, las exportaciones de bienes y servicios son mayores que las importaciones de bienes y servicios.

Por el lado contrario, el déficit por cuenta corriente supone que el ahorro nacional no compensa la inversión nacional y necesita de financiación exterior. También puede estar importando capital y así reduce los activos netos frente al exterior. Y, en último lugar, las exportaciones de bienes y servicios son inferiores a las importaciones de bienes y servicios.

Teniendo en cuenta estos puntos vayamos a analizar el caso de la Eurozona. Para el bloque económico del euro ha sido habitual ostentar un superávit por cuenta corriente y se ha mantenido así desde diciembre de 2011, pero este año hemos visto un vuelco importante. En los datos de septiembre, registró un déficit de 50.000 millones de euros (0,4% del PIB de la Eurozona) en 12 meses hasta septiembre de 2022, tras un superávit de 336.000 millones de euros (2,8%) un año antes.

Esta variación del saldo estuvo impulsada en gran medida por el paso de un superávit (362.000 millones de euros) a un déficit (41.000 millones de euros) en bienes y, en menor medida, por una reducción del superávit de la renta primaria (de 65.000 millones a 19.000 millones de euros). Esta evolución se vio parcialmente contrarrestada por un mayor superávit de los servicios (de 75.000 millones de euros a 134.000 millones de euros) y un déficit ligeramente inferior de la renta secundaria (de 166.000 millones de euros a 162.000 millones de euros).

Ecb Bp221122 En Img0

Los crecientes costes de la energía elevaron la factura de importaciones y se han llevado por delante la buena salud de la balanza de cuenta corriente.

A nivel europeo, el país miembro responsable principal de este vuelco no es otro de que Alemania. La locomotora europea El superávit ha reducido a un tercio su superávit de cuenta corriente, un cambio de suma trascendencia que afecta negativamente a la capacidad de crecer y la competitividad del bloque. Para ver una contracción similar del superávit de cuenta corriente en 2022 nos debemos remontar a la reunificación.

Prod0000000000523952 Attach Png 1

El superávit de cuenta corriente de Alemania ha sido estructuralmente alto durante unos 20 años, y las críticas a esta posición fuerte en relación con los países extranjeros han persistido durante ese tiempo. Logró su mayor superávit anual en 2015, con un 8,6% del PIB. Desde entonces, el superávit ha disminuido ligeramente (7,4% en 2021). Alemania se beneficiaba de los bajos precios del gas ruso y de la aparente seguridad del suministro, ofreciendo un plus de competitividad al país.

En general, el superávit comercial en bienes representó la mayoría. Sin embargo, ahora han habido cambios importantes desde la pandemia junto a los altos precios de las materias primas. Tanto en 2020 como en 2021, el superávit comercial de bienes cayó alrededor de 190.000 millones de euros. Esto será particularmente evidente en 2021, ya que las vacunas alemanas dominaron las exportaciones, con un aumento de las exportaciones de bienes de consumo de alrededor de 30.000 millones de euros en comparación con 2020.

Pero la situación se agrava en 2022 como resultado de una fuerte caída. En mayo de este año, con la invasión de Rusia a Ucrania, la ependencia de Alemania de Russia le llevó a que los precios de importación aumentaron más de un 30% en comparación con el año anterior y los precios de exportación aumentaron casi un 16%, un problema que ha lastrado su economía y repercute al crecimiento de la Eurozona.

Temas
Inicio