Compartir
Publicidad
Publicidad

Gobierno japonés sufre los embates de la crisis

Gobierno japonés sufre los embates de la crisis
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pese a que hace un par de semanas se celebraba la salida de Japón de su peor recesión en 50 años, la economía japonesa ha vuelto a sumergirse en la doble pesadilla de la deflación galopante y el desempleo creciente. Estos hechos significarán un golpe fatal al gobernante Partido Liberal Democrático (PLD), que se enfrenta a su más encarnizada lucha por la sobrevivencia política en las elecciones que tienen lugar hoy y en la cual deberá entregar el poder político a sus adversarios del Partido Demócrata (PD).

El desempleo alcanzó un nivel récord oficial de 5,7% en julio, aunque se sospecha que la cifra real es del doble dado que sus métodos de cálculo excluyen a millones de hombres y mujeres que buscan trabajo. Por otra parte, el índice de precios ha caído en 2,2% instalando la preocupación de ver a la segunda mayor economía del planeta atrapada en una espiral deflacionaria. Esta cifra es mayor a toda la deflación que vivió Japón en los años 90. La deflación, tal como fue advertido por el Banco Mundial, es el verdadero problema. No hay riesgos de inflación a la vista, peses a los tirones especulativos del precio del petróleo. Todas estas cifras no significan más que un duro golpe para el Primer Ministro nipón Taro Aso, que hoy puede sufrir una humillante derrota en las elecciones generales. Pese a que este partido gobernó Japón en la fase del megacrecimiento de los años 60, 70 y 80, desde los años 90 ha visto tambalear todo su andamiaje por la vorágine de una burbuja inmobiliaria. En esa década, los jardines del Palacio Imperial de Tokio valían más que todo el Estado de Washington.

La cifra oficial de desempleo superó todos los registros desde que éstos comenzaron en 1953. Pero el 5,7% es altamente engañoso y se estima que la cifra real debe estar en torno al 12,2%, dado que todas las empresas han arrojado ejércitos de mano de obra a la calle producto de la fuerte caída del comercio mundial.

El líder del opositor Partido Demócrata (PD), Yukio Hatoyama, ha señalado que el débil plan de estímulo del gobierno no ha permitido combatir los efectos de la crisis deteriorando el nivel de empleo y el consumo. La debilidad de la demanda, así como el anuncio de Toyota de cerrar defiitivamente una de sus lineas de producción, seguirá elevando el desempleo. La euforia de hace un par de semanas por quienes celebraban el término de la contracción económica de Japón, ha tenido una sorprendente vuelta de campana con la probable salida del gobierno que ha liderado al país desde 1955.

Imagen | artemuestra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos