Así LVMH se ha convertido en la mayor empresa de lujo del mundo poco a poco

Así LVMH se ha convertido en la mayor empresa de lujo del mundo poco a poco
1 comentario
HOY SE HABLA DE

El tercer hombre más rico del mundo, según la revista Forbes, en 2022 es Bernard Arnault, y la fuente de su riqueza es LVMH. LVMH es la empresa de mayor capitalización de la eurozona y la mayor empresa de productos de lujo del mundo. Mientras que haya ricos que compren productos de lujo, LVMH estará ahí para venderles algo exclusivo y exquisito.

Pero ¿LVMH? Puede que digas que has visto nunca esa tienda o esa marca de ropa, ni siquiera un anuncio en televisión. Seguramente no. Pero si te digo que significa Louis Vuitton Moët Hennessy ya es más probable que te suenen estas marcas. A pesar de su fama, estas tres marcas no serían suficientes sino una pequeña pate para el imperio que LVMH gestiona, por muy imprescindible que sea el champagne Moët en algunas fiestas de la city londinense, el cognac Hennessy en fiestas de raperos de EEUU y los productos de Louis Vuitton en los armarios de los promotores inmobiliarios chinos. Es que el grupo LVMH tiene una cantidad de marcas de lujo que hace que palidecer a su competencia.

Las dos empresas más cercanas al concepto y tamaño LVMH son la suiza Richemont (dueña de marcas como IWC o Cartier) y la francesa Kering, dueña de marcas como Gucci, Yves Saint Laurent Balenciaga o Bottega Venetta). De hecho, a principios de siglo XXI LVMH y Kering eran más comparables en su disputa por el lujo, pero eso ha dejado de existir. Hoy en día, LVMH y su impresionante portfolio de casas de lujo ha superado cualquier expectativa.

La colección de “maisons” de LVMH

En los años 80 Bernard Arnault soñaba con crear un grupo de marcas de lujo, sigueindo la estela de la ya mencionada Kering (fundada en 1963). Trabajó para unir las primeras Moët Hennessy y Louis Vuitton en 1987. Pero eso no era suficiente. LVMH ha ido adquiriendo marcas poco a poco desde su fundación. Las empresas bajo su influjo respiran, pero están alineadas en la estrategia del gigante del lujo.

Algunas de sus principales adquisiciones fueron el fabricante de relojes Hublot en 2008, la joyería Bulgari en 2011, Christian Dior en 2017 y la joyería Tiffany & Co en 2021. Pero también es dueña de la española Loewe, del champagne Dom Perignon y Veuve Clicquot, de Kenzo, de Marc Jacobs, de Off White, de Stella McCArtney, de Givenchy, de las relojeras Tag Heuer y Zenith, los grandes almarcenes parisinos La Samaritaine, La Grande Epicierie, del vendedor de artículos de lujo hongkonés DFS y del fabricante de yates Royal van Lent.

Todas estas casas venden un producto diferenciado destinado a satisfacer los gustos y caprichos de cualquier persona adinerada, desde las alfombras rojas de Hollywood a los habitantes de Ginza en Tokio pasando por los financieros de Nueva York, los industriales alemanes, los ricos del golfo pérsico, o los políticos exitosos de Beijing. LVMH sabe darles el producto que están dispuestos a pagar muy bien.

El desconocido negocio del lujo

Moet 3698099 1280

Además, como sabe cualquiera, muchas veces estos productos aunque caros, no son del todo inaccesibles. En España a fecha de redacción de este artículo, una botella de Moët Chandome Imperial Brut se puede encontrar por menos de 50€ en un hipermercado, al alcance de casi cualquiera. Los Tag Heuer Carrera o Aquaracer más baratos se pueden encontrar por unos 3.000€. Los colgantes de plata de Tiffany parten de alrededor de 300€. Una funda para iPhone de Louis Vuitton parte de algo más de 300€. ¿Productos caros? Sí, pero no inaccesible especialmente para cualquiera que gane de sobra para tener sus necesidades más básicas cubiertas y tenga lo que se conoce como “disposable income”, es decir, ingresos para dedicarlos a lo que quiera.

En general el negocio del lujo está ahí, en vender productos de altísima calidad y exclusividad a unos pocos privilegiados, pero también en vender productos a aquellos que aunque no son ricos, si pueden adquirir las gamas más económicas de sus productos.

Pregunta a los lectores ¿les parece una buena inversión LVMH? ¿Puede seguir creciendo o habrá un momento en el que no le queden más fabricantes de lujo que comprar?

Temas
Inicio