Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Empresas cotizadas: dividendos o liquidez?

¿Empresas cotizadas: dividendos o liquidez?
Guardar
3 Comentarios
Publicidad


Llega año nuevo y las empresas empiezan a plantearse si repartir beneficios completamente, una parte o no repartir; así como el reparto y distribución de las primas para sus directivos sobre los objetivos o el beneficio obtenido durante el año pasado 2008 tal y como muchos siempre pactan en sus contratos “super blindados”.

El Estado apoya actualmente decisiones de éste tipo bastante restrictivas
, ya que después de ayudar a los bancos por ejemplo con 20.000 millones de euros en forma de liquidez por 2 años, le parece muy mala medida el que las entidades mal gasten ahora sus beneficios en un reparto para su accionariado; accionariado que por cierto espera esos beneficios como agua de mayo después de haber perdido posiblemente durante este año la mitad de su dinero en bolsa.

Desde el punto de vista financiero empresarial así como desde el del Estado y la economía en general, lo mejor es que no se repartieran dividendo y se cubriera gran parte de esos activos en fondos para insolvencias o reservas voluntarias así, en caso de que la situación en 2009 o quizá 2010, vaya realmente a peor que es muy probable se podría “tirar” de parte de ese dinero para solventar problemas de liquidez sobre todo en pagos.

Desde el punto de vista contrario, el inversor o accionista que ha invertido en las acciones de la empresa, ha decidido no venderlas ante la bajada escandalosa del mercado para no perder el dinero que había invertido, está deseando que se repartan beneficios, aunque sea para tener un pequeño incentivo que compense todo el dinero que ha perdido.

Cualquier junta de accionistas, sobre todo si los accionistas están muy segmentados y poseen pocas acciones, aprobaría en caso de que la empresa parezca que vaya bien un reparto total de beneficios, pero el problema no es que vaya bien ahora, sino cual es su futuro a corto y medio plazo. Un accionista que haya perdido en el caso de Iberia por ejemplo, un 45% de el valor de su acción, ansía casi por antonomasia sus 25 céntimos por acción al menos para sentir que ha hecho bien en no vender y confiar en la compañía.

Es la ventaja que siempre han tenido los bonistas frente a los accionistas. Quizá una menor rentabilidad en tiempos de mercado alcista, pero en momentos como el actual, su riesgo es menor, su deuda e intereses está pactado en las condiciones iniciales y además no dependen de si habrá reparto o no de dividendos para rentabilizar su inversión en bonos de deuda de esa compañía.

La controversia está servida y realmente: ¿Cual os parece a vosotros que es la mejor solución?

Imagen |wwworks

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos