Compartir
Publicidad

La solución para Sony: dos decisiones estratégicas

La solución para Sony: dos decisiones estratégicas
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace poco hablamos de Sony y de que su posición en el mercado está en juego, con Sir Howard Stringer, su nuevo Consejero Delegado, comenzando a implantar su visión estratégica para el futuro de la empresa. Durante su reciente anuncio de resultados Sir Howard fue criticado por los analistas financieros por haberse frenado en la toma de decisiones necesarias para solventar los problemas de Sony, financieros y otros, y necesarios para reestablecer su posición en el mercado. La respuesta de Sir Howard fue que por razones de cultura y de la moral de algunas de sus divisiones, no pudo tomar todas las decisiones que hubiera querido. Es decir, sabía qué tenía que hacer y tomó la decisión de no hacerlo. Está claro que Sir Howard no ha estudiado el historial de otro ejecutivo que entró dentro de las entrañas de la industria japonesa (el primer forastero en hacerlo) tomando las riendas de una empresa japonesa con problemas y, en poco tiempo, elaborando una estrategia que primaba la eficiencia, la rentabilidad, el desarrollo de productos y el cliente por encima de las viejas formas de hacer las cosas, que hay muchas en Japón. Fue muy criticado (incluso por no poder hablar japonés), recibió mucha mala prensa y varias amenazas pero continuó hasta el final con la estrategia que consideraba la acertada, con el objetivo de salvar la empresa que tenía a su cargo. Este ejecutivo es Carlos Ghosn, que ahora es Presidente de Renault, la matriz, y es considerado el mejor ejecutivo del mundo en el sector automovilístico mundial e, incluso, es considerado un héroe en Japón, y la empresa es Nissan, que ahora es una de las empresas más exitosas en su sector.

Por lo tanto, solución número uno es la destitución de Sir Howard Stringer por no tener la fuerza necesaria para hacer lo que piensa que debería hacer. Sony necesita un Carlos Ghosn no un Sir Howard Stringer.

La segunda solución pasa por la necesidad de agudizar el enfoque de la empresa. Como ya hemos mencionado anteriormente, su diversificación en la producción de música y películas no tiene ninguna justificación y tal diversificación costosa no ha tenido ningún éxito. ¡Otro diversificación fracasada! Si Sony piensa que para vender más aparatos le ayudaría incorporar contenido, tanto músical como visual, debe negociar con todas las productoras el mejor contenido posible, que no tiene por qué venir de su productora.

Solución número dos: realizar valor para el accionista vendiendo sus negocios de música y películas. Hay mucho dinero en el mercado y seguro que conseguirían un valor importante.

Dos pasos que mejorarán el futuro de Sony.

Vía | La Verdad y El Universal En El Blog Salmón | Sony, en la encrucijada y Empresas no deben cambiar de negocio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos