Compartir
Publicidad

Los tres culpables del escándalo de emisiones de Volkswagen

Los tres culpables del escándalo de emisiones de Volkswagen
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Volkswagen ha admitido que engañó con las emisiones de varios motores diesel, como ya mencionamos hace unos meses. El fabricante alemán instaló un software en sus vehículos que disimulaba las emisiones del vehículo cuando este detectaba que estaba siendo sometido a una prueba de emisiones.

Como comenté, los coches están construidos para pasar estos tests de emisiones, al igual que se construyen para pasar las pruebas de cho0que. Esto no es necesariamente malo, ya que la mayor parte de estas innovaciones sirven para hacer los coches menos contaminantes y más seguros, aunque lo malo es si se engaña a propósito, que fue el caso de VW.

Dado que ya ha pasado cierto tiempo, creo que podemos dedicarnos a encontrar culpables a este escándalo de emisiones. Han salido suficientes noticias, ha pasado tiempo y hemos visto como ha reaccionado cada uno de ellos.

Martin Winterkorn

El Dr Winterkorn fue el CEO de VW entre 2007 y 2015, y es fácil encontrar varios medios de comunicación que describen una cultura del miedo y opresiva en el fabricante alemán, a raíz del escándalo. Martin Winterkorn se comprometió a unas emisiones de sus vehículos que no era posible de conseguir en el tiempo dedicado, y esta cultura del miedo supuso que nadie se atreviera decirle que no. Aparentemente esto en los otros grandes fabricantes alemanes (Mercedes y BMW) no es un problema.

Es posible que Martin Winterkorn no obligara directamente a engañar a sus ingenieros, pero si les puso en unas condiciones en las que no podían sino engañar para cumplir las exigencias, claramente no hizo bien su trabajo. No se puede culpar tanto a aquellos que pusieron en marcha el software que falsificaba las emisiones del vehículo si veían que hacían esto o perdían su trabajo.

El regulador

En mi opinión el regulador, y especialmente el Europeo ha provocado que los coches acaben teniendo emisiones mucho más altas de lo declarado. Esto en mi opinión esto se puede clasificar dentro de cuatro aspectos.

  • Apuesta por el Diesel como tecnología europea, ya que es dónde los fabricantes europeos (principalmente alemanes y franceses) han invertido mucho para sacar adelante motores diesel. La normativa de emisiones debería de haberse centrado en las mismas, no en beneficiar a los fabricantes europeos. Y la prueba de esto es que los motores alimentados por gasoil en Japón y EEUU son muy poco frecuentes.

  • El haberse centrado principalmente en las emisiones de CO2, y menos en las de otro tipo. Además el haber puesto unas condiciones especialmente duras, que claramente algunos fabricantes no estaban cumpliendo.

  • La falta de establecimiento de unos controles más adecuados a las emisiones, más difíciles de falsificar. Da la sensación de que se establecieron pensando que aquellos que los pasarían no tenían intención de engañar.

  • La relajación de las medidas después del escándalo, no existe justificación a que Bruselas haya relajado la normativa después del escándalo.

El consumidor

Por último el consumidor también es culpable, porque en el fondo las emisiones de su coche le dan bastante igual. Puede que estemos concienciados con el medio ambiente, pero muchas veces eso no se traduce en una verdadera acción en nuestros hábitos. Seguimos usando el coche cuando no es necesario y seguimos consumiendo carne roja. Para que nos importe nos tiene que tocar el bolsillo, que es lo que sucede con los consumos.

La prueba de que las emisiones han importado poco a los consumidores está en que las ventas han disminuido muy poco, sólo un 3,5%. Y en su mercado (el alemán), estas han aumentado un 0,5%. De hecho, según encuestas, dos tercios de los alemanes confían en VW tras el escándalo de las emisiones. Esto no es sólo por patriotismo, en EEUU el 50% de los consumidores tienen una visión positiva o muy positiva de VW.

Así que la próxima ve que suceda una cosa como esta, no nos quejemos. Nuestros reguladores no están vigilando bien ni controlando correctamente, pero a los consumidores no parece que nos importe mucho la ecología o que castiguemos con el uso de nuestro bolsillo que un producto no sea contaminante.

En El Blog Salmón | ¿Cómo evitan la contaminación otras ciudades?

Imagen | a paulchu shot

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio