Compartir
Publicidad

Más allá del engaño de Volkswagen

Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Volkswagen ha engañado en las pruebas de emisiones de sus vehículos, tanto en Europa como en Estados Unidos. Esto ha sido reconocido por directivos de la propia Volkswagen en Europa y Norteamérica, por lo que podemos dar por cerrado el hecho.

Hace tiempo, cuando hablé de Volkswagen titulé el artículo como El triunfo de Volkswagen. Los directivos de la empresa alemana habían conseguido a lo largo de los años ser uno de los mayores fabricantes de vehículos del mundo (al nivel de General Motros y Toyota), una marca envidiable y llegar a todos los segementos, desde el Low-Cost de modelos de países emergentes hasta el superlujo de Bugatti, Lamborghini y Bentley.

Pero, engañar con las pruebas de emisiones, puede que sea un duro golpe para el fabricante alemán. No se trata de un error en la fabricación de los coches (como les ha sucedido a varios fabricantes japoneses), sino de un engaño deliberado en los mismos.

Para mí, lo más importante de este caso, no es sólo las multas a las que se va a enfrentar Volkswagen, ni el impacto que va a tener en su marca y en el valor de las acciones, lo que tenemos que tener en cuenta es el impacto que va a tener en la industria del automóvil mundial.

EPA, Euro VI y motores diésel

Alguna vez he dicho que la industria del automóvil es una de las más complicadas del mundo. Principalmente porque la combinación de exigencias del consumidor junto a las de los estados han hecho que los fabricantes de automóviles tengan que luchar como nunca lo han hecho. Consumos, seguridad, diseño y también emisiones.

Si has comprado un vehículo con motor diésel en los últimos años, lo más probable es que tenga un motor con accesorios para contaminar menos. Puede que sea mediante un filtro de urea (AdBlue) que es lo que utilizan los motores de Peugeot-Citroën, o puede que sea mediante un filtro de partículas que utiliza el calor generado por el propio motor para quemarlas.

Porque en Europa los consumidores prefieren motores derivados del inventado por Rudolf Diesel a los modelos de gasolina o incluso híbridos popularizados por los fabricantes japoneses. Existen excepciones, como los modelos que funcionan con gasolina y gas, pero estos se aplican más en ciertos mercados, y muchas veces tras una adaptación mecánica.

Las normativas de emisiones, se han ido volviendo más y más restrictivas en Estados Unidos y en la Unión Europea con el tiempo. Por cierto, más restrictivas en Estados Unidos gracias a Obama, a pesar de la mala fama que tienen los Estados Unidos.

El engaño de Volkswagen

El problema viene en que toda esta tecnología destinada a reducir las emisiones es cara. Ha sido cara de desarrollar y es cara de instalar en el coche. Añade peso y disminuye las prestaciones. Así que la opción que ha tomado Volkswagen es introducir un software en los vehículos que en los ciclos de homologación reduzca las emisiones del coche. Todos los coches se diseñan con el objetivo de pasar estos ciclos, así como de pasar las pruebas de seguridad pasiva.

Es normal y de esperar que un coche contamine o consuma más en la vida real que en la homologación, principalmente porque cada uno conduce de un modo distinto, y no sólo eso, sino que cada uno conduce de un modo distinto según el día y el momento. Un ciclo de homologación básicamente nos explica lo que el coche ha contaminado bajo ciertas circunstancias al que sometemos a todos los coches. Con lo cual podemos esperar lo mismo y comparar entre modelos.

Esto no es necesariamente malo y claramente ha hecho mucho por reducir las emisiones de los coches y los daños provocados por los accidentes, el problema, es que los coches se han diseñado para engañar detectando cuando se les aplican dichas circunstancias.

Adicionalmente, resulta que Volkswagen tiene fuertes desarrollos en los coches diésel. Han invertido mucho y ven que pueden tener sentido en el mercado norteamericano, dónde los coches diesel son casi exóticos y el gasoil incluso no se encuentra en muchas estaciones de servicio. La contaminación de estos coches era bastante más alta de la declarada, pero es que estamos hablando de relaciones de 40 veces más.

Estamos hablando de que Volkswagen ya ha reconocido que han falsificado las emisiones de 11 millones de vehículos. Todavía no se sabe de cuánto será la multa, pero se habla de que podría enfrentarse a una multa de hasta 37.500 dólares por vehículo trucado, un total de hasta 18.000 millones de dólares. La capitalización de la empresa a día de hoy 27 de septiembre según Bloomberg es de 53.358 miles de millones de dólares, descontado ya el efecto de la multa porque la acción lleva cayendo desde el día 17 de septiembre. Por supuesto se está echando a directivos, con jugosas compensaciones.

Más allá de Volkswagen en USA

Las consecuencias a las que se enfrenta Volkswagen no están limitadas a la filial americana. Francia, Alemania, Italia y Corea van a iniciar investigaciones. El gobierno de Noruega les queire abrir un expediente y en Suiza han prohibido la venta de los vehículos nuevos con los motores afectados (2.0 TDI). Todo esto sin hablar del problema al que se enfrenta la marca en los próximos años, ¿habremos olvidado este escándalo dentro de uno o dos? Personalmente lo dudo.

Adicionalmente tenemos el daño que va a tener sobre la industria automotriz. No me extrañaría que empiecen a investigarse coches de otrois fabricantes. De momento ya se ha acusado a BMW y a Daimler (Mercedes) de falsificar sus emisiones, algo que ambos fabricantes han negado. Incluso ya puestos, es muy probable que se empiece a investigar a otros fabricantes en plan guerra comercial. Puede que veamos como se investiga a fabricantes franceses, norteamericanos y asiáticos en unas y otras jurisdicciones.

También tiene un grave efecto para Alemania. Tras escándalos en otras empresas industriales y también en empresas financieras, su marca país se va a ver afectada. Las empresas alemanas llevan bastante tiempo usándola, y el funcionamiento bueno o malo va en ambas direcciones.

¿Se recuperará la industria del automóvil de este fiasco? De momento, a los que les va a beneficiar es a Tesla, al no usar motores térmicos están libres de toda sospecha.

En Motorpasión | La EPA caza a Volkswagen y Audi trucando (presuntamente) las emisiones de 482.000 modelos diésel en Estados Unidos y ¿Está afectado tu coche por el engaño de Volkswagen?

En El Blog Salmón | Volkswagen se enfrenta al mayor escándalo de su historia y Lo que tienes que hacer si tu Volkswagen es uno de los afectados

Más información | Motor.es y La Mirada del Mendigo (I, II y III)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio
El futuro del trabajo

Ver más artículos