Compartir
Publicidad

Mayer cumple una por una las exigencias de los inversores ('activistas') de Yahoo

Mayer cumple una por una las exigencias de los inversores ('activistas') de Yahoo
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lo que recibió Yahoo hace meses no fueron recomendaciones, sino exigencias. El 'inversor activista' que saltó al escenario el pasado mes de septiembre ejercía de portavoz. No había más prórrogas. Lanzó una serie de 'peticiones' que, pese a la escenificación de una resistencia inicial, el equipo de la compañía tecnológica ha cumplido uno por uno.

La gestión de la participación en Alibaba, la reordenación de la política de adquisiciones, la gestión de los gastos ante un negocio de publicidad en horas bajas, la negociación de una posible fusión... La lista de tareas era larga. Y en los últimos meses, se han ido cumpliendo una por una. La última ha sido la nueva recompra de acciones.

La participación en Alibaba

La gestión de su participación en la compañía china era decisiva. Del éxito de esa operación dependía el tamaño de la factura fiscal a pagar (16.000 millones de dólares si no se hubiera llevado a cabo esta operación). Finalmente lo hizo creando una empresa a través de la cual separar los activos con los que contaba allí. Se valoró en unos 40.000 millones de dólares.

Este movimiento, exigido por parte de los inversores y que se llevará a cabo a lo largo de los dos próximos trimestres, dejó en evidencia la reducida valoración 'real' del negocio principal de Yahoo. Según explicaban en Reuters, algo menos de 7.000 millones de dólares.

Esta separación no vendrá sola. Los inversores también han exigido que se aparten las acciones que Yahoo controla de Yahoo Japón (el 35% del total). Con un movimiento similar al seguido con Alibaba. Este punto aún no ha sido completado pero todo apunta a que se llevará a cabo en los próximos meses.

Freno a las compras

Habían supuesto un gasto superior a los 1.300 millones de dólares desde que aterrizara Marissa Mayer como nueva consejera delegada. Y los inversores exigieron que estas adquisiciones de startups, muchas de ellas con el fin último de reclutar buen talento, se frenaran.

Y se ha cumplido. La última adquisición se anunció a finales del mes de noviembre (Cooliris, una aplicación de visualización de imágenes). En los siguientes cuatro meses no ha habido ni una sola operación. Si analizamos, por ejemplo, las compras del primer trimestre de ese 2014, vemos que se sumaron un total de ocho (en el año completo fueron algo menos de una veintena).

Recorte de gastos

Mientras su negocio principal, basado en la publicidad de búsquedas y de su plataforma, sigue estancado, muchos inversores le habían exigido un recorte de gastos. Y éstos también han llegado en forma de despidos en los últimos meses.

Primero fue en India, con 400 salidas (3% del total de la compañía). Luego el foco se puso en Canadá, con más de un centenar de despidos. Y después llegaron más.

Recompra de acciones

Los inversores reclamaban una política de recompra de las acciones y así ha sido. En noviembre anunció un plan con el que adquiriría hasta 5.000 millones de dólares en acciones, devolviendo más efectivo a los inversores. A finales de la semana pasada, anunció una extensión de esa medida: otros 2.000 millones de dólares más.

Pese a las reticencias de algunos de ellos hasta que no se formalice definitivamente la separación de Alibaba, la realidad es que se trata de otra exigencia cumplida.

¿Y la fusión?

La única exigencia más destacada que aún está en el aire es, quizás, la más delicada. La fusión con AOL no es plato de buen gusto para la compañía. Se puso sobre la mesa el año pasado (los inversores calculaban "sinergia" y reducciones de gastos de hasta 1.000 millones de dólares).

Sin embargo, en la última reivindicación de los inversores se omitió la operación. ¿Será signo de que se ha dejado como algo no prioritario? Veremos.

La prórroga de la que había disfrutado la compañía durante un par de años se acabó hace ahora medio año. Marissa Mayer ha decidido cumplir con muchas de las exigencias mientras trata de incrementar su negocio principal en un entorno tan competitivo como complejo. El año 2015 se antoja decisivo en el futuro de la firma.

En El Blog Salmón | El negocio tradicional de Yahoo vale, sobre el papel, apenas 5.000 millones de dólares, Yahoo y los dos dilemas en su crisis de identidad
Imagen | eirikref

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio