Compartir
Publicidad
Publicidad

Concesionarias de autopistas ¿se pondrán a la cola del dinero público?

Concesionarias de autopistas ¿se pondrán a la cola del dinero público?
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La crisis ha provocado que los conductores eviten las autopistas de peaje. Por un lado están los desempleados que no utilizan o directamente o tienen coche y por otro aquellos que prefieren tomar la alternativa gratuita, supongo que normal hasta este punto.

Están sufriendo especialmente las radiales alrededor de Madrid, lo cual no es raro teniendo en cuenta que existen alternativas gratuitas y que estás están menos colapsadas porque hay menos coches. Además ha caído el transporte de mercancías por carretera, lo cual reduce más todavía los clientes.

Hace tiempo me acuerdo de que se habló sobre aumentar la velocidad máxima permitida en las autopistas de peaje para que aquellos que quisieran correr las subvencionaran. Al final se dijo que no por temas de seguridad vial y ahora parece que nos vamos a encontrar con que estas autopistas las vamos a pagar todos.

Porque las empresas concesionarias ya están recibiendo ayuda del gobierno. Además no excluyo que no se acaben abriendo al público y se paguen mediante un sistema de lo que se conoce como “peaje en la sombra”. Este sistema cuenta el número de usuarios y periódicamente el estado paga el peaje correspondiente. Si la han usado X coches el estado paga Z y si han sido 2X coches el estado paga 2Z.

Y las autopistas de peaje no son sino un trozo más de las muchas infraestructuras que se han construido con unas previsiones exageradas de crecimiento que no se han acabado cumpliendo ni de lejos. Además en cuanto se abre el debate sobre si algo no debería de haberse construido surgen defensores que parecen encantados de que se haya construido tal o cual infraestructura, sin tener en cuenta unos mínimos criterios de rentabilidad o eficiencia o sobre el posible uso alternativo de los recursos, incluyendo mejorar algunas infraestructuras.

Luego nos acabamos encontrando con deudas e infraestructuras poco rentables, pero no importa porque “ahí quedan”. El mismo discurso que he oído sobre personas que han invertido en bienes raíces (pisos, adosados…) en lugares remotos sin tener en cuenta el uso alternativo que podría tener ese capital.

En El Blog Salmón | El AVE no puede competir con las aerolíneas low-costs, menos aún en Valencia
Vía | El Economista
Imagen | Daniel Lobo, Flickr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos