Compartir
Publicidad

La Comisión Europea nos da recomendaciones de políticas económicas

La Comisión Europea nos da recomendaciones de políticas económicas
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A principio del mes pasado, en su análisis de la situación económica de los países europeos, la Comisión Europea (CE) nos dió unos análisis y recomendaciones que creo que merecen la pena evaluar. Se supone que las recomendaciones qeu vienen de Europa son tomadas en cuenta por las autoridades nacionales y, como consecuencia, es bueno entender lo que les están diciendo.

En su anuncio, la CE comienza detallando los resultados positivos que se han visto hasta ahora, ellos dicen como resultado de las políticas económicas de los gobiernos. Estos resultados positivos los detallo a continuación, con algún comentario mío refiriéndome a España.

  • Se ha vuelto al crecimiento en la mayoría de los países afectados por la crisis: Lo que no hacen es diferenciar entre los distintos tipos de crecimiento y cómo este crecimiento se ha conseguido. Un crecimiento basado casi exclusivamente sobre las espaldas de los trabajadores, como se ha visto en España, con menores sueldos y derechos, y con poco cambio fundamental en una economía muy poco productiva, no sólo resultará en crecimiento con poco impulso al empleo, pero resultará en un crecimiento poco sostenible. Estamos sembrando la siguiente crisis esconómica en España.
  • Las finanzas públicas continúan mejorando. En 2014, se espera que el déficit presupuestario agregado de los Estados miembros de la Unión Europea (UE) caiga por debajo del límite del 3% del Producto Interior Bruto (PIB), por primera vez desde el inicio de la crisis: Es verdad que siguen bajando los déficits públicos pero, en España, viniendo de niveles tan altos y con la creciente deuda estatal, todavía no se ve un plan realista y sostenible de ajustar las cuentas nacionales. En realidad, sólo un crecimiento que incluye a todos, el único crecimiento sostenible, será la forma de impactar de forma decisiva en el déficit público y en la deuda estatal. España no está en este camino.
  • Las reformas en los países más vulnerables están dando fruto. Resalta que Irlanda ha dejado su programa de asistencia financiera en diciembre de 2013, y España y Portugal lo hicieron en enero y mayo de este año respectivamente. No obstante, aunque dice palabras bonitas sobre Grecia, como que se prevé una recuperación del crecimiento en 2014, no hablan de a qué coste. También destacan que la situación en Chipre se ha estabilizado. A nivel general, dicen que las reformas están dando fruto. Desgraciadamente, nos están volviendo al camino de antes, sin apenas pensar en cómo se debería reinventar la forma en que funcionan las economías. Se está sembrando la siguiente crisis esconómica.
  • Se avanza en el reequilibrio, con una mejoría en los saldos por cuenta corriente de una serie de países. Como ya ha dicho Alejandro: "después de muchos años sin invertir las empresas se están equipando para ser más eficientes y el repunte de las impotaciones es temporal y previo a un repunte de las exportaciones". Puede que haya impactado la balanza comercial la reducción de este tipo de importación, pero no hay esperanza de que el mercado repunte con importaciones de este tipo. Eso requiere inversión por parte de nuestras empresas, algo que no se ve en el horizonte. Concluyen que España ya no está en situación de desequilibrio excesivo. No nos merecemos aplausos todavía.
  • Las previsiones apuntan a un ligero aumento en el empleo a partir de este año y se verá un descenso de la tasa de desempleo hasta un promedio del 10,4% a 2015, ya que la evolución del mercado laboral suele ir detrás del PIB en un medio año o más. Dicen que se han introducido grandes reformas para mejorar la resistencia del mercado laboral en varios Estados miembros como España, Portugal, Italia y Francia. Desgraciadamente, viendo la supuesta 'reforma laboral' tan alardeada por el gobierno, por los empresarios y por los sindicatos españoles y, por lo que se ve, por las autoridades europeas, debemos esperar más de lo mismo. Es decir, que la verdadera y muy necesaria reforma laboral, la que no se basa en la reducción de sueldos, la eliminación de derechos de los trabajadores y en el despido al antojo de los empresarios, pues nada de nada.

Luego nos dicen que los gobiernos deben continuarse con las reformas estructurales de las economías y nos detallan los siguientes objetivos:

  • Luchar contra el alto nivel de desempleo, la desigualdad y la pobreza, también comentado mucho en estas páginas: aunque repite el nivel medio de desempleo de la UE, que fue un alto nivel de 10,8% en 2013, nos comenta las diferencias de entre el 4,9% de Austria y el 27.3 % de Grecia, con España poco detrás. Hablan de más reformas necesarias, como si las mismas que alardearon antes hayan funcionado. Por lo menos dicen que hay que mejorar la cobertura y los resultados de los sistemas de educación y de las ayudas sociales.
  • Una fiscalidad más favorable al empleo: Esto ya lo hemos pedido reiteradamente en estas páginas. Dicen que, como países han subido impuestos y no bajado gastos, que hay poco margen de maniobra dentro de los presupuestos. Piden en sus recomendaciones que se centran en pasar de los impuestos sobre el trabajo a los impuestos más recurrentes sobre los bienes inmuebles, el consumo y el medio ambiente, a fin de reforzar el cumplimiento de las obligaciones tributarias y luchar contra el fraude fiscal. Impuestos más sostenibles y menos perjudiciales para el desarrollo de la economía, que hemos pedido y seguimos pidiendo.
  • El impulso de la inversión privada: Resaltan que la financiación bancaria sigue siendo escasa en Italia, Grecia, España, Lituania, Eslovenia, Croacia y Chipre, en particular para las pequeñas y medianas empresas, las Pymes, y recomiendan la necesidad de más estabilidad en el sector bancario y de apoyar formas alternativas de financiación (como, por ejemplo, los sistemas de garantía crediticia o los bonos de las empresa). No hablan nada de que, con tanta presión sobre los bancos para que se capitalizen, que estos no van a participar en actividades que les consume capital. Es decir, que no van a prestar.
  • Aumentar la competitividad de las economías: Admiten que los avances en las reformas estructurales de los sectores claves siguen siendo limitados, por lo menos con respecto a 2013. Por eso piden nuevas reformas en los sectores de los servicios, las infraestructuras de energía y de transportes, los sistemas de I+D y reformas en la legislación sobre competencia. Suena bien pero a estas alturas, después de años de crisis, todavía estamos hablando de esto y todavía estamos esperando.
  • Reducir la deuda: Ven que la deuda ha llegado su máximo punto este año, debido a la acumulación de déficits públicos a lo largo del tiempo y, como resultado, preveen que se sitúe en la senda descendente, Además, dicen que en países como Bélgica, Irlanda, Grecia, España, Italia, Chipre y Portugal, su deuda pública está por encima del 100% del PIB. No aclaran qué deuda están sumando, ya que el gobierno español nos dice que su deuda todavía está por debajo del 100%, aunque no mucho. Eso si, supongo que no cuentan la deuda regional. A pesar de la dificultad para las finanzas públicas, dicen que hay que intentar preservar los gastos favorables al crecimiento en la educación, la investigación y la innovación al tiempo que se gestionan los costes del envejecimiento de la población, en particular las pensiones y la atención sanitaria. Mucho trabajo queda por hacer, ya que en ninguno de estos temas importantes hemos visto políticas creíbles del gobierno español.

En El Blog Salmón | Europa da su nota a España y Se pueden subir los sueldos 59% sin subir los costes laborales

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio