Compartir
Publicidad
El Banco de Inglaterra baja los tipos de interés, ¿servirá de algo?
Entorno

El Banco de Inglaterra baja los tipos de interés, ¿servirá de algo?

Publicidad
Publicidad

El Banco de Inglaterra ha decidido bajar hoy los tipos de interés desde el 0,5% al 0,25%, la primera bajada en siete años, situando así los tipos en mínimos históricos. Además, ha anunciado el programa de compras de activos en 60.000 millones de libras más (llegando así a los 435.000 millones) y un programa de compras de bonos corporativos por valor de 10.000 millones de euros en los próximos 18 meses.

Las medidas anunciadas son a consecuencia del Brexit, ya que las previsiones de crecimiento para 2017 ha bajado del 2,7% (cifra dada en mayo) al 0,8%. El impacto es el mayor desde que el Banco de Inglaterra hace previsiones. Ahora bien, ¿será suficiente?

La bajada de tipos, simbólica

Realmente la bajada de tipos que ha hecho el Banco de Inglaterra es puramente simbólica. Ante una bajada de previsión de crecimiento tan brusca si los tipos fueran más altos se habrían bajado de golpe 75 o incluso 100 puntos básicos. Pero estando tan cerca del cero no hay margen sin adpotar una política de tipos negativos, que estamos viviendo en la zona euro (y no es una mágica solución, tiene sus problemas).

Por tanto la bajada de tipos en el Reino Unido tiene un efecto simbólico y educativo. Quiere recordar a la gente que los tipos están bajos, que es el momento de invertir, de endeudarse, no de ahorrar. Pero poco más, no tendrá apenas efectos.

¿Y el resto de medidas?

El resto de medidas sí que tienen más efecto. El problema es que el programa de compra de activos ya estaba en vigor, es una simple ampliación y no muy significativa. La compra de bonos es el siguiente paso, cosa que ya lleva haciendo el BCE un tiempo.

Esto realmente sí es efectivo. No hay más que ver cómo la relajación de la política del BCE ha logrado que España entre en crecimiento, a pesar de que la situación financiera no ha mejorado. Las medidas del BCE han logrado que entremos en crecimiento, generemos empleo y nuestra prima de riesgo se hunda. Los problemas siguen ahí, pero al menos con unas condiciones favorables.

El Reino Unido ha sido uno de los países de Europa con moneda propia que mejor ha reaccionado a la crisis financiera de la década pasada, con medidas del banco central que han funcionado, al menos hasta ahora. El desempleo se disparó en 2008, llegando casi al 9% en 2011, pero ahora mismo se encuentra por debajo del 5%.

¿Y en el largo plazo?

Las medidas de relajación de las políticas de los bancos centrales de momento han funcionado, pero básicamente lo que hacen es inyectar dinero en el sistema, sin solucionar los problemas de deuda que existen. Esto permite crear nuevas burbujas, entre ellas la de deuda pública.

Por tanto en el largo plazo puede que estas medidas tengan que pagarse de alguna forma, pero al menos alivian el dolor a corto plazo que puede crear situaciones insostenibles. Como decía Keynes, "en el largo plazo todos estaremos muertos".

Imagen | Harshil.Shah

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio