Compartir
Publicidad
Publicidad

La carga fiscal empresarial en España desincentiva la inversión

La carga fiscal empresarial en España desincentiva la inversión
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Instituto de Estudios Económicos (IEE), utilizando datos del último estudio del Banco Mundial, Good Business 2010, que comentamos hace un tiempo en estas páginas, nos da datos comparativos (PDF) de la carga fiscal al que las empresas europeas deben hacer frente.

Muchos de estos impuestos se relacionan con impuestos sobre los beneficios y estos por lo menos se pagan sólo cuando hay beneficios. No obstante, muchos son impuestos que se pagan como un coste más de hacer negocios y los beneficios no tienen nada que ver.

Esta carga fiscal incluye los impuestos sobre beneficios, cotizaciones sociales y los que se pagan por tener empleados, impuestos sobre patrimonios y sobre su transmisión, impuestos sobre dividendos y sobre aumentos de capital, y otros cargos, como son las tasas por servicios sociales, recogida de basuras, sobre vehículos, etc.

Estos impuestos impactan directamente los rendimientos finales de los empresarios (lo que llega a sus bolsillos) y tienen impacto directo sobre los incentivos o desincentivos a la hora de decidir efectuar inversiones empresariales, crecer el negocio e, incluso, si las empresas participan en la economía sumergida o no.

Como vemos en la tabla, el tejido empresarial español está viviendo con cargas fiscales bastante pesadas comparativamente, que son lastres a sus inclinaciones a invertir.

Ayer vimos al nuevo gobierno de Hungría anunciar la decisión de reducir sus impuestos, como parte del paquete de medidas para resolver su situación económica comentada en estas páginas por mi compañero, Remo, estando en esa lista nada envidiable de países del cual se especula que pueden suspender pagos en cualquier momento. Estos cambios fiscales bajará su posición en esta lista.

El otro día hable de la carga fiscal de los países europeos y vimos que España no está tan mal en la lista. Por eso muchos comentaristas proponían más impuestos, ya que no está en la cabeza de la lista de países que más quitan en impuestos, por qué no permitir a nuestros políticos gastar más de nuestro dinero, lo que muchos se empeñan en llamar invertir. Como si todo el despilfarro que hemos visto durante los últimos años y que he denunciado en estas páginas desde el primer día, nos haya traído inversiones comparado con lo que realmente nos ha traído, mucho despilfarro y deudas billonarias.

Los empresarios españoles no pueden decir que están bajos en su lista de cargas fiscales y eso no es bueno para sus perspectivas de más inversión, algo que beneficiaría al país.

En El Blog Salmón | La solución húngara: bajar los impuestos drasticamente y La carga fiscal de los países Europeos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos