Compartir
Publicidad
Publicidad

La creación está en varios cerebros

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Antiguamente cuando un artista creaba algo (La Mona Lisa por ejemplo) se trataba de algo que salía de su cabeza. El resultado final estaba asegurado y se sabía claramente donde acababa y donde empezaba su obra. Obviamente luego podía venir algún cafre y pintarle un bigote encima, pero se trataba de una cuestión de vandalismo más que de otra cosa. Aunque hay quien considera que hacer eso es arte.

También la creación se podía generar en grupo, aunque es una idea más moderna. En el siglo XIX muchos autores tenían negros que hacían el trabajo duro de escribir una novela una vez se les habían dado las directrices principales. En el siglo XX con los grupos de música sucede algo parecido, es difícil saber si el mérito de Start Me Up viene de Mick Jagger o de Keith Richards, pero la creación queda encerrada en unas pocas personas. En los ochenta más o menos se sabía donde empieza y donde acaba Start Me Up.

Pero hoy en día la revolución digital ha cambiado. Si alguien decide modificar una canción no estropea la original, que sigue disponible. Esto no es nuevo, pero la tecnología ha añadido algo más. Con las comunicaciones actuales una canción puede tener difusión donde no la tenía antes y todos podemos editar fácilmente un archivo que esté en nuestro ordenador, cosa que en los años ochenta requería un equipo especializado y costoso.

Aquí entra el vídeo que acompaña el post. Una canción de un grupo londinense cuenta una historia en Berlín, con referencias a la ciudad muy claras como East Side Gallery, Hauptbanhof, Kreuzberg y la reunificación alemana. De repente llega alguien y rueda un corto contando otra historia que no tiene mucho que ver en otra ciudad (sospecho que Manila) y utiliza una canción que curiosamente encaja a la perfección en su nuevo ambiente. Supongo que en parte porque el corto fue rodado pensando en la canción, pero aún así nos encontramos con que la canción toma una nueva dimensión. Esta vez las tecnologías han facilitado la creación artística salvando el tiempo y el espacio.

Obviamente esto no sucede sólo para la creación artística, sino también para otras cosas. La Wikipedia es un buen ejemplo de cómo poco a poco se ha ido construido una enciclopedia sin que quede muy claro quienes son los autores.

Supongo que poco a poco se irán introduciendo aplicaciones a la empresa. Eso es lo que defiende el libro Wikinomics. Obviamente no todo puede cambiar, pero las tecnologías están cambiando la forma de trabajar y con quienes trabajamos. Algunos ejemplos ya han surgido en los departamentos de marketing.

Más Información | Noticas sobre Bloc Party en Hipersónica

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos