Compartir
Publicidad
Publicidad

Los incendios forestales y la crisis inmobiliaria

Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nos sugiere un lector, Joanes, que pongamos en relación la fuerte reducción del número de incendios en nuestro país con la destacada crisis inmobiliaria. Quizás, como piensan otros muchos, hay una relación causal directa. Simplificando la teoría, los malvados (especuladores) inmobiliarios, no sólo no dejan que las jóvenes parejas tengan su pisito, si no que ademas calcinan los montes para poder conseguir la reclasificación urbanística de los terrenos.

En el fondo, supone la conjunción de dos malos muy malos, lo cual siempre da mucha tranquilidad a la gente bienpensante. Ya tenemos una explicación sencilla y políticamente correcta. Viene a ser como si Alien y Predator trabajasen conjuntamente por la aniquilación del Estado Social del Bienestar y del Medio Ambiente. He dicho.

Claro que las cosas no son tan fáciles.

Como nos recuerdan en Cinco Días, existe desde hace tiempo una legislación urbanística que impide durante 30 años la reclasificación de los terrenos afectados por un incendio. Como bien saben los agentes que intervienen en la promoción inmobiliaria, el tiempo se puede hacer muy largo para sacar un proyecto adelante, pero 30 años son excesivos. Los mismos de GreenPeace reconocen que, si bien según ellos en el pasado esto era frecuente en determinadas zonas de costa, ahora es absolutamente testimonial. Luego no parece que la falta de expectativas de un bien negocio inmobiliario sea la causa del bajón de los incendios.

De todos modos, convendría aprovechar para preguntarse si este sistema de planeamiento ( o si el sistema en si) es o era el adecuado para proteger el medio ambiente. Un sistema que, a pesar de lo que dicen por ahí, el PP no liberalizó. Un sistema donde el suelo esa hipernormativizado, un sistema tan diferente del belga que veíamos hace unos días. Habrá que pensar si ese exceso de protección no puede hacer que muchos se quemen ellos mismos por dentro, pensando en la causa de que tengan que ser ellos, los propietarios de esos terrenos paradisíacos los paganinis del medio ambiente. Mientras otro se forran, ellos a conservar para nuestro disfrute a la Madre Naturaleza. Me recuerda un poco la hipocresía de los países occidentales con el uso del ecologismo para frenar la competencia de los países en vías de desarrollo.

Por otro lado, y relacionado con el sector forestal, he de reconocer que me sorprende que no se hable en el artículo de otra posible vinculación. Me refiero a la conexión con el sector maderero. El precio de la madera quemada es sensiblemente inferior al de la madera verde. Algunos piensan que, ante el auge de la demanda de sus clientes (en muchos casos del sector inmobiliario o afines) ha podido existir la tentación de conseguir materia prima por las bravas a buen precio. Claro que el mismo sector dice que no hace más que encontrarse con limitaciones para impulsar este tipo de negocio en España. Y es que quizás la consideración de los bosques como materia prima se precisamente la vía para su salvación.

Y es que se nos olvida que uno de las causas frecuentes ya no solo de los incendios, si no también de su fácil propagación, es la falta de cuidado de los bosques. El despoblamiento de la España Rural, la falta de propiedades privadas con interés por su explotación, etc, han conseguido que los bosques no hayan sido objeto de una adecuada labor de mantenimiento, que hace siglos si se llevaba a cabo. Esa mezcolanza entre bienes comunlaes, dominios públicos y demás ha conseguido que la gente se desentienda de los mismos.

No me gustaría acabar el post sin recordar a aquellos otros incendios, y son muchos derivados de otras múltiples causas: domingueros, venganzas personales, zumbados varios, etc. Todos ellos, sin olvidar los comentados con anterioridad, conforman un buen número de sospechosos habituales. Es tal la variedad, que se me hace difícil aceptar que esa reducción en el número de incendios tenga conexión esa crisis inmobiliaria. Creo más bien que, en parte por la prevención/concienciación, en parte por una climatología favorable, este año podremos llevarnos una pequeña alegría.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos