Compartir
Publicidad

Razones por las que hablo tanto en favor de la labor empresarial

Guardar
15 Comentarios
Publicidad

En estas páginas he hablado mucho de la importancia del labor empresarial y en contra de los obstáculos que se ven en muchos países y muy especialmente en España. He hablado de la necesidad de establecer condiciones para incentivar nuevos negocios pero, también, de la importancia de que los empresarios que se lanzen puedan fracasar, aprender y rehacerse.

Uno de nuestros comentaristas, Ramón Morata, nos recomendó un artículo en la revista Forbes, que me llamó la atención, de Gary Stewart que es empresario y profesor de gestión empresarial y director general de la Venture Lab del Instituto de Empresa en Madrid. Gary Stewart nos da su experiencia impactante como empresario en España y de un proyecto empresarial que no tiene éxito.

La descripción del Sr. Stewart da mucho de qué pensar. La falta de claridad de las leyes que le hace pensar que ha cumplido con sus obligaciones con el fisco, obligaciones que parece que le persiguen hasta siempre, y con obligaciones que se ejecutan, no sólo sin piedad, pero sin notificación.

En experiencias que he visto directamente en más de una ocasión, la notificación de que debes algo al fisco te la envían a tu casa en una de esas cartas registradas, eso si, te llega después de haber embargado alguna cuenta tuya que han encontrado con saldo. Esta persecución parece que sólo es superada por el secretismo que hay sobre el proceso donde lo primero que oyes de una obligación de pago es con el embargo de tu cuenta.

Siguiendo este tipo de proceso, no importa si tienes defensa o si hay algún error, eres culpable y pagas hasta que demuestres tu inocencia. Y si necesitas ese saldo para pagar tu hipoteca o para comprar comida para tu familia, pues eso no es el problema del fisco. Además, como dice Sr. Stewart, criminales pueden tener límites en sus delitos pero no si eres empresario, olvídate de salvarte con el paso del tiempo para salir de cualquier problema histórico.

Incentivan a los que quieren ser funcionarios y desincentivan a los que quieren ser empresarios. Así nos va.

Vía | Forbes (en inglés)
En El Blog Salmón | Quién más crea empleo, ¿empresas pequeñas, grandes o nuevas?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos