Compartir
Publicidad
Publicidad

Unos diversifican y otros todo lo contrario

Unos diversifican y otros todo lo contrario
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los que me han seguido en este blog sabéis que he cuestionado la necesidad, la justificación, la conveniencia y la estrategia de diversificación seguidas por empresas. Al mismo tiempo, he resaltado la necesidad de la diversificación de las carteras de inversiones de los inversores. Para ayudarles a tomar sus decisiones de inversión, lo que más necesitan los inversores es tener empresas lo más simples, claras y fáciles de entender posibles y, luego, poder diversificar sus carteras como mejor piensen que deben hacerlo. Empresas que están en un solo negocio, en un solo sector o, mejor, en un solo sub-sector, son mucho más fáciles de entender y de evaluar. Si no me gusta un sector o un sub-sector sé claramente cuales de mis empresas debo vender, y viceversa. El problema ahora es que empresas están metidas en muchos sectores y sub-sectores, y en muchos casos algunos de estos negocios no tienen nada que ver con los otros. En estos casos, los resultados finales son un promedio de los resultados de todos los negocios, que hace imposible decidir si gusta una empresa o no. Empresas incluso utilizan la diversificación como su razón para diversificar, es decir, para manejar los resultados de la empresa, para que los buenos negocios cubran (oculten) los malos negocios. Si todas las empresas se fueran reduciendo a su nivel mínimo, sería mucho más fácil para los inversores decidir entre ellas y comprar, vender o mantener las que quieren en su cartera.

La venta de una participación de Unión FENOSA por parte del Banco Santander Central Hispanoamericano (BSCH) a la constructora ACS demuestra las dos estrategias en una misma operación. BSCH ha dicho que quiere desinvertir sus inversiones no bancarias para concentrarse en su negocio, que es la banca. ¡Bien! ACS, por otra parte y como todas las constructoras españolas, ha diversificado una vez más a otro negocio, el eléctrico. Ahora, para evaluar los resultados y el rendimiento de ACS, será necesario tener en cuento otro sector más para ver si va bien, mal o regular.

Parece que ACS se ha olvidado que sus accionistas pueden invertir directamente en el sector eléctrico y no necesitan hacerlo indirectamente a través de una constructora. Si sus accionistas hubiesen querido invertir en Unión FENOSA, podrían haberlo hecho 28% más barato a través de la bolsa. No he oído una justificación estratégica de Florentino Pérez, Presidente de ACS, sobre qué esta haciendo pagando esos precios para que sus inversores ahora estén invertidos en un sector más. Estamos esperando.

En El Blog Salmón | Accionistas minoritarios a la espera de ACS , Sacyr Vallehermoso busca otros negocios y Algunos ejecutivos venden acciones de sus empresas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos