2022 va camino de ser un año para olvidar en los mercados

2022 va camino de ser un año para olvidar en los mercados
2 comentarios
HOY SE HABLA DE

Estamos cerca del ecuador del año y las bolsas parecen estancarse en los números rojos. Con la última caída del 4% que vimos ayer, el índice S&P 500 ahora está un 18% por debajo de su máximo histórico y peligrosamente cerca de un mercado bajista, definido por una caída del 20% desde el máximo.

El S&P 500 ha perdido un 19% desde sus máximos, acercándose al umbral del 20% de "mercado bajista", ya que la elevada inflación sigue pesando sobre la renta variable. De hecho, la media de las acciones del S&P 500 ya se encuentra en un mercado bajista (24% desde sus máximos), al igual que el Nasdaq Composite (-29% desde sus máximos).

La alta inflación sigue siendo el problema, y la actual guerra entre Rusia y Ucrania, junto con los bloqueos de Covid en China, son los últimos brotes de incertidumbre que afectan al posible calendario de mejora de la inflación.

Los inversores están cada vez más preocupados de que el aumento de la inflación y los planes de la Reserva Federal para abordarla aumentando drásticamente mediante las subidas de tipos de interés desencadenen finalmente una recesión.

Screenshot 20220519 081222 Adobe Acrobat

La cuestión inflacionista es compleja y se han subestimado los factores. El mercado mundial de la energía se enfrenta a graves problemas de abastecimiento tras la insuficiente inversión en petróleo y gas desde el inicio de la pandemia y los planes europeos de reducir bruscamente la dependencia de la región de las importaciones energéticas rusas, con amplias ramificaciones en toda la economía mundial.

La crisis ha provocado una reorientación de los suministros rusos hacia otros importadores, un aumento de la capacidad de importación/exportación de gas natural licuado (GNL) y esfuerzos para acelerar la transición a la energía verde. Sin embargo, a corto y corto plazo, gran parte del ajuste a la oferta limitada seguirá teniendo lugar por el lado de la demanda, creando vientos en contra del crecimiento económico mundial.

Los valores tecnológicos son la principal víctima

Como vemos, los valores tecnológicos representados por el Nasdaq son quiénes están liderando la caída del mercado. Pensemos que partíamos de una zona de altísima sobrevaloración en las bolsas con los valores tecnológicos liderando las subidas tras los estímulos tras la crisis covid y la inflación no les sienta nada bien a este tipo de valores.

Nasdaq

En primer lugar, a diferencia de muchas acciones de valor, que se valoran según la relación precio-beneficio o PER o la rentabilidad por dividendo, las valoraciones de las acciones tecnológicas a menudo se centran en el valor de los flujos de efectivo futuros descontados en el momento presente. En consecuencia, se genera una alta dependencia de la evolución de los tipos de interés.

La segunda razón por la que la inflación puede ser perjudicial para las acciones tecnológicas y el mercado en general es el riesgo evidente de una recesión. Cuando la Reserva Federal sube los tipos para combatir la inflación, lo que está haciendo es ralentizar la actividad económica. Si se desacelera demasiado, los valores altamente dependientes del crecimiento de la economía se verán comparativamente más perjudicados. De ahí, la interesante comparativa entre las valoraciones del sector y la evolución de la rentabilidad del bono estadounidense a diez años.

M

En tercer lugar, si pensamos en cómo se estructura el activo de estas compañías, tienden a predominar el activo circulante frente al fijo, siendo estos últimos los mejores posicionados en entornos inflacionistas por el nivel de inmovilizados.

Curiosamente nuestro Ibex no lo está haciendo nada mal. En lo que va de año apenas pierde un 2,72%. Las razones por las que está aguantando el duro golpe son, primeramente, caracterizarse por ser una bolsa ancha,ada en el siglo XX, con una representación de valores tecnológicos escasa. Luego, dentro del conflicto bélico Rusia, España no presenta una relación comercial importante con ese país, por lo que se neutralizar la cuestión de dependencia en el suministro.

Si nos comparamos con el selectivo alemán que sí integra la variable del riesgo de interrupción del suministro, hoy el Dax 30 cae un 11,82% en lo que va de año. La falta de empresas tecnológicas en el índice, hoy está suponiendo una ventaja para cuantificar los números rojos.

Temas
Inicio