Compartir
Publicidad
Publicidad

Hochtief espera la ayuda del gobierno alemán para hacer frente a la opa de ACS

Hochtief espera la ayuda del gobierno alemán para hacer frente a la opa de ACS
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos viendo una oferta pública de adquisición (OPA) donde la empresa constructora española, ACS, está intentando comprar el resto del capital que no tiene de la constructora alemana, Hochtief. ACS ha sido el inversor principal, aunque no mayoritario, en Hochtief ya desde algún tiempo. No obstante, los directivos de la empresa alemana han designado esta OPA como hostil y han apelado a la ayuda del gobierno alemán para que obstaculize esta intromisión de la empresa española.

Ya he hablado en estas páginas de las OPAs hostiles, que suele significar que los directivos de la empresa no están de acuerdo con la OPA y, normalmente en estos casos, buscan todas las formas posibles para entorpecer la operación para evitar que los accionistas de la empresa decidan sobre el futuro de su empresa.

Siempre me pregunto cómo puede ser una OPA hostil cuando los accionistas, es decir, los propietarios de la empresa, siempre tienen la posibilidad de decidir si quieren vender su empresa al precio ofertado o a pedir mejoras en el precio o a no vender. Los directivos, que son meros empleados de los accionistas, piensan que tienen poder de decisión por encima de sus jefes, los accionistas, y maniobran con sus amigos los políticos para quitar a los accionistas el poder de decisión sobre su empresa.

Cuando he dicho esto en estas páginas, muchos comentaristas me recuerdan que si los accionistas no les gusta pueden vender sus acciones y marcharse.

Es verdad que los accionistas pueden vender sus acciones cuando quieran, bueno, cuando las bolsas les permita. Pero que los accionistas puedan vender sus acciones no veo que les retire inmediatamente su derecho de decidir sobre lo que es su empresa, mientras sean accionistas. Los directivos tienen muchas cosas que hacer y muchos temas sobre qué decidir, no obstante, los temas de capital deberían estar en manos sólo de los propietarios, es decir, de los accionistas. Si a los directivos no les gusta lo que sus jefes están haciendo con la empresa, que se vayan los directivos.

Por otra parte, los accionistas son muy criticados por su cortoplacismo y por vender demasiado rápido, especialmente por los directivos y los políticos, sin embargo este es uno de los dos caminos abierto a los accionistas en estos casos. El otro camino es que se queden quietos y callarse mientras los directivos hacen lo que quieran con la empresa.

En este caso concreto los directivos están apelando al gobierno alemán utilizando dos argumentos, algo contradictorios.

Primero, apelan a la importancia de mantener a empresas alemanas bajo control alemán, el argumento de siempre, el de mantener campeones nacionales. Que ACS sea una empresa europea y que las normas europeos prohiben obstaculizar compras de empresas europeas por otras empresas europeas, parece que no convence cuando estás peleando entre vida y muerte, bueno vida y muerte de los puestos protegidos de los directivos.

El segundo argumento utilizado es que en España entorpecieron illegalmente la OPA de E.ON cuando quiso comprar Endesa, España protegiendo su campeón nacional, y que ahora toca pagar a los españoles con la misma moneda.

Ya veremos como termina este proceso pero hemos visto a directivos y a políticos jugar el juego de proteger sus campeones nacionales en España, Italia, Francia, Reino Unido y, ahora, Alemania, y los accionistas, que se vayan si no les gusta.

Vía | El Economista
En El Blog Salmón | Accionistas minoritarios tendrán que proteger sus intereses frente a su gobierno
Imagen | Wolfgang Staudt

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos