Compartir
Publicidad
Publicidad

Precisiones sobre los pagares de Nueva Rumasa

Precisiones sobre los pagares de Nueva Rumasa
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer, buena parte de los lectores habituales de la prensa salmón de España se desayunaban con ecos del pasado. Nueva Rumasa, el grupo de empresas participadas por la familia Ruiz-Mateos, anunciaba una emisión de pagarés con un tipo de interés que, de facto prácticamente multiplicaba por cuatro la rentabilidad del euribor a un año: un 8%. El anuncio era muy distinto de los típicos relacionados con otros programas de pagarés o empréstitos varios. En el primer post dedicado a este caso avancé los motivos, así como lo que intuía que había detrás de dicho anuncio. Pues bien, un día después creo que me aproximé bastante a la realidad. Hoy toca hacer una serie de precisiones sobre esta emisión de pagarés de Nueva Rumasa. O mejor dicho, de empresas que giran bajo el paraguas de Nueva Rumasa.

Y es que, tal y como adelantaba, los pagarés no pueden ser emitidos por un holding que no existe. Lo hará en principio una de las empresas participadas, Carcesa, la fabricante de tomate Apis, aunque cabe la posibilidad de que el pagaré sea avalado por otra empresa vinculada que desee el inversor. La inversión se desglosa en dos pagarés, uno por la inversión y otro por el rendimiento menos la retención, estando, tal y como indicaba, fuera del control de la CNMV, siendo la inversión mínima por un año.

Ahí quería llegar yo. Normalmente, los pagarés se emiten a plazos cortos, de 12 a 18 meses generalmente como máximo. Su finalidad es conseguir financiación para circulante, no para acometer inversiones a medio y largo plazo que tarden en madurar. Y es lo que me choca de la oferta de Nueva Rumasa. Por un lado eligen un formato a corto plazo y por otro hablan de financiar inversiones que, lógicamente no deben producir retornos sustanciales hasta el medio o largo plazo. Para acometer este tipo de operaciones, lo más normal es recurrir a una emisión de obligaciones, de bonos, etc….claro que , entonces nos encontramos con la CNMV y sus requisitos de control y transparencia. Y sin animo de prejuzgar, entiendo que no deseen tal cosa. ¿qué podemos pensar entonces?

  • Realmente se esta buscando una financiación de circulante a corto plazo, frente a las restricciones bancarias en el mercado empresarial. Me consta que hay quien lo cree. Yo tengo mis dudas de que sea así. No creo que, después de la experiencia pasada, se lancen al ruedo con una finalidad distinta de la manifestada, sabiendo que tienen encima suyo los ojos de mucha gente, que nos les van a perdonar la más mínima.
  • Se busca una financiación a largo, pero por los motivos expuestos no se esta dispuesto a recurrir a los instrumentos más ortodoxos. Se confía, al igual que ocurre en la Banca, en que el cliente satisfecho vaya renovando dichos pagarés, pero, salvo otra interpretación distinta, cabe sospechar que esto hará sufrir el fondo de maniobra de las empresas endeudadas. Me cuesta creer que gente experimentada no sea consciente de ello, por lo que también la descarto de principio.
  • La más razonable para mi es otra interpretación. La financiación de terceros no es absolutamente necesaria, ni relevante en volumen. Se cuenta con fondos propios, pero se articula dicha operación por distintos motivos. Por un lado como campaña de marketing promocional (viva la viralidad) que consigue un impacto muy fuerte en los medios con un precio muy barato, vinculada al aniversario de la intervención. Por otro, es un test de mercado, se pulsa el grado de aceptación de cara a operaciones futuras más relevantes, con mayor contenido, y se va haciendo siembra entre un grupo de inversores, para ir consolidando a Nueva Rumasa como una referencia de inversión. Todo ello cuadraría con la rapidez con la que pretenden cerrar la suscripción de los pagarés, en apenas 20 días.

Reconozco que puedo estar equivocado. Muy equivocado. Solo me cabe recordar desde aquí a los inversores que lean bien los documentos que suscriben, que recuerden que no son depósitos bancarios ni instrumentos de inversión sometidos al control de la CNMV o similares. Y luego, que Dios reparta suerte.

Vía|Expansión
Más información|Apis
En El Blog Salmón|La emisión de pagarés de Nueva Rumasa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos