La regla del 4% tiene un problema grave: es tan difícil de ceñirse a ella que ni su creador ha podido hacerlo

La regla del 4% tiene un problema grave: es tan difícil de ceñirse a ella que ni su creador ha podido hacerlo
12 comentarios
HOY SE HABLA DE

La regla del 4% en la inversión es muy popular. Establece que para poder jubilarse viviendo de los ahorros no hay que consumir más de un 4% de los mismos al año. En el pasado ya dijimos que su creador, Bill Bengen, no estaba del todo de acuerdo con dicha regla a día de hoy, pero las críticas anteriores no tienen nada que ver con la última información que ha hecho pública.

La regla del 4% permite que el capital ahorrado no se agote, siempre basándonos en el histórico de la bolsa y posibles bajadas del capital. Y por tanto parece una buena idea. Pero tiene un fallo fundamental y es la psicología.

En qué consiste la regla del 4%

En 1994 Bill Bengen publicó un artículo en el que se analizaban las rentabilidades pasadas de los activos a largo plazo. La conclusión de dicho estudio es que, basándose en los datos históricos, si se limita la retirada del capital a un 4% al año (incrementando con la inflación) el capital no llega a agotarse.

Hay un par de detalles importantes de este estudio: el primero es que está hecho para una persona de 60-65 años. Es decir, el capital no dura infinito, no se puede aplicar a una persona de 20 años que ha recibido una considerable herencia porque podría no funcionar.

La segunda es que, para lograr que el capital se estire durante muchos años, tiene que estar invertido en un 70-50% en acciones y el resto en bonos, todos de EEUU.

La crítica anterior de Bengen

Hace dos años Bengen criticó la interpretación de su artículo. Dijo que el 4% podía ser un límite inferior, debido a que estaba hecho en el caso peor: un jubilado lo hace en 1968, cuando comienza un mercado bajista con alta inflación. Este es el caso peor y quizá no se vuelva a dar.

En sus declaraciones de 2020 ya dijo que la regla podría situarse en el 5%. Curiosamente justo ahora estamos inmersos en un mercado bajista con alta inflación, luego quizá es mejor seguir usando su regla original del 4% o incluso ser más conservador y limitarse a retirar un 3%.

Claro que cuanto más bajo sea el porcentaje más capital hay que tener para jubilarse. Si una persona quiere vivir jubilado con 30.000 euros al año, con la regla del 4% necesita tener acumulados 750.000 euros, si es con el 5% entonces 600.000 euros pero si somos conservadores y la regla es del 3% entonces 1.000.000 de euros.

La realidad choca con el excel

Sin embargo las declaraciones recientes de Bergen han sorprendido aún más. Él ya está jubilado y ha afirmado que de todo su patrimonio ahorrado solo tiene un 20% en bolsa, un 10% en bonos y el 70% en efectivo. No se siente cómodo con la bolsa en estos momentos.

Es decir, todos los cálculos de la regla del 4% están muy bien cuando tienes 30-50 años, acumular, invertir indexado, etc. pero lo que no se suele decir es que llegar al fin de la acumulación y comienzo de la retirada no es tan fácil.

El problema es que cuando se llega a 60-65 años y se tiene un patrimonio importante acumulado la bolsa da mucho miedo. Si, con una retirada de un 4% en principio da igual que los mercados caigan fuertemente y haya alta inflación, este método aguanta incluso una situación como la de 1968. Pero hay que tener los nervios de acero para ver cómo cae el patrimonio justo cuando lo necesitas. Y no todo el mundo lo soporta.

Por tanto la regla del 4% tiene un problema psicológico de fondo. Al igual que hay muchos inversores que en la etapa de acumulación fallan en las aportaciones periódicas cuando los mercados van mal, la parte de la retirada no es tan simple como pinta un excel. Hasta el gran Bergen ha flaqueado.

Temas
Inicio