Compartir
Publicidad
Publicidad

El chico de los marrones, imprescindible en la empresa

El chico de los marrones, imprescindible en la empresa
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad


He hablado de diversos perfiles laborales en los últimos días, Primero, defíniamos a los pagafantas laborales, después argumentamos su existencia en la empresa por trabajadores endiosados. No podemos perder de vista, que la empresa como organización social y relacional, tiene que hacer frente a una serie de problemas cotidianos, proyectos complejos, situaciones difíciles…

Toda empresa que se precie de un organigrama más o menos complejo y que tenga varios frentes abiertos en distintas líneas de negocio, contará en sus filas inexorablemente con el chico de los marrones. Este es el trabajador polivalente, que se le encargan todas las tareas que cualquier persona con dos dedos de frente no aceptaría y que sabe que si algo falla será su culpa.

El perfil requerido para ser “chico de los marrones” es el siguiente:

  • Proactividad y ganas de superación. El trabajador en cuestión no se puede asustar de los retos presentes y futuros, se adapta con facilidad a cualquier entorno y sólo necesita una breve y difusa explicación de las labores que tiene que llevar a cabo. La mayoría de las veces, simplemente la propia empresa confía en su criterio y en su saber hacer.
  • Alto grado de inteligencia conjuntado con factor esponja. El factor esponja es ese que tienen algunas personas por aprender y aprenhender. Captan toda la información, conocimientos, se buscan la vida como gato panza arriba para conocer lo que no saben. escuchan más que hablan y en cada frase que reciben, sacan una conclusión de futuro.
  • Problemas cero a nivel de conflictividad laboral. Este perfil laboral encaja las duras condiciones de trabajo de manera estóica. Se fija su salario y horario de una manera arbitraria, en donde rara vez vamos a tener una reclamación laboral por salarios o carga excesiva de trabajo. Esta faceta, genera una cierta despreocupación de la empresa por las condiciones laborales a las que está sometido nuestro chico de los marrones.
  • Limpieza y lavado de caras. El chico de los marrones tendrá que saber que entre sus misiones laborales, va a tener que solucionar todo aquello que el resto de la empresa no tiene ni idea de cómo hacerlo o que simplemente necesita un poco de sentido común para su solución.

Estos son los perfiles más deseados y menos cuidados en las empresas. Por estos motivos, cuando un chico de los marrones decice irse a otra empresa, después de aguantar lo que no está escrito nii en la Wikipedia, comienzan los lloros y lamentos por parte de los superiores y responsables de la empresa.

El chico de los marrones es uno de los principales activos con los que cuenta cualquier organización y no se le da el trato adecuado a su capacidad resolutiva y de gestión de problemas. Es preferible tener un buen chico de los marrones que muchos talentos juntos, aunque también coincide que estos perfiles se solapan. ¿Hay chico de los marrones en vuestra empresa?

Imagen | Renata_Pancich
En El Blog Salmón | Diagrama de flujo para resolver problemas, El jefe es uno de los principales problemas del español

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio