Compartir
Publicidad
Publicidad

Adicae y la denuncia por "productos tóxicos": menos denuncias y más educación financiera

Adicae y la denuncia por "productos tóxicos": menos denuncias y más educación financiera
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Adicae procede a denunciar ante la CNMV y el Banco de España a Bankinter, Caja Madrid, Caixa Galicia, Banco Popular, La Caixa y Caja Rural de Navarra por la colocación de “productos tóxicos” en sus clientes vinculados con la colocación entre hipotecados de “seguros de cobertura” de tipos de interés en las hipotecas.

Los productos en cuestión son clips-swaps, en donde eran vendidos como un seguro que tenía un tipo de interés fijo (entre el 5% y el 6%) y que en teoría servía para compensar las subidas del euribor. Y en la práctica también, aunque también limita las bajadas, extremos muy claros en este tipo de contratos.

La denuncia se basa en la inexistencia de realización de un test de conveniencia de colocación de este tipo de productos entre los clientes según marcan las normas Mifid. No sé si prosperará la denuncia o no, pero el consumidor final no puede siempre hacerse pasar por tonto.

Cuando vamos a firmar un contrato, sea del tipo que sea, tenemos que entenderlo primeramente y evaluar las posibilidades seguidamente. Los consumidores tenemos la norma general de hacer palmas cuando las cosas nos salen bien y alegar desconocimiento cuando el tema se tuerce. Manolete, si no sabes torear para que te metes.

Y ahí quiero llegar. Los contratos de este tipo de operaciones que han llegado a mis manos exponen los escenarios de subida de euribor y de bajada muy claritos. Si el euribor invierte la tendencia, como ha ocurrido desde el finales del 2008, mi contrato me asegura una horquilla por encima de los límites establecidos en la hipoteca.

Desde luego, la educación académico-financiera es una asignatura pendiente para muchos, pero en este tipo de casos creo que las quejas son injustificadas. Cuando esos contratos amortiguaban las subidas del euribor y les abonaban unos rendimientos, eran los mejores, ahora que se da la vuelta a la tortilla son los peores.

Además, no hay que ser un lince para saber que si haces un seguro, tienes que suscribirlo con una aseguradora, o con la empresa vinculada de la entidad financiera que gestione los seguros. Es lo mismo que si mi frutero me hace un contrato del tipo que sea y me dice que es un seguro. Si yo me lo creo, no lo he leido, o peor aún lo leo pero no lo comprendo y lo firmo, lo que tienen que hacer es multarme por tonto, no por otra cosa.

La cultura financiera está ahí, para analizarla, destriparla, aclarar hasta la última coma que del documento que me pongan delante para su firma. Basta ya de quejarnos por desconocimiento y por alegar estafa cada vez que un trato nos sale rana. Al final resultará que nadie sabe nada y que todo el mundo nos quiere engañar. Bueno, imagino que una solución siempre puede ser que pague el Estado a los damnificados por estas entidades, al igual que se pretendía con Fórum y Afinsa.

Vía | Adicae
En El Blog Salmón | LA educación financiera tras las sucesivas reformas legales, Buscando chivos expiatorios

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio