Compartir
Publicidad

Banca Mefistófeles

Banca Mefistófeles
Guardar
5 Comentarios
Publicidad

Hace ya bastante tiempo me pasaron esta noticia que llevaba tiempo queriendo comentar, pero no siempre tengo tiempo, ganas u hay otras que me llaman más la atención. El tema es que las dejo cogiendo polvo en el desván hasta que un día las saco, les doy brillo y las comparto con los lectores de El Blog Salmón. Esta es una de ellas.

Resulta que una entidad financiera de Letonia ofrece un tipo de préstamo cuya garantía es el alma inmortal del que pide un préstamo. Si usted no paga nos quedamos con su alma. Así de simple.

Bien, supongamos que no se trata de una forma de hacer marketing viral. Firmamos 100 préstamos garantizados por el alma y conseguimos que se hable de nosotros. Nada como que hablen de ti, aunque sea bien. En ese caso sólo se me ocurre alguien tan interesado en poseer las almas de los demás, el Ángel Caído en persona. Ya no resulta que los banqueros son hijos del maligno, sino que el príncipe de las sombras ha entrado en el negocio y ha puesto su empresa a orillas del Báltico. Inquietante cuanto menos. También existen otras opciones, ¿se aceptarían las almas en los mercados? Supongo que han de ser bastante heterogéneas, pero también lo son las hipotecas.

Obviamente este tipo de mercados puede tener su público, hay prostitutas que trabajan por miedo a ritos vudú que han hecho sobre ellas. Una maldición se cernirá sobre ellas si no devuelven su deuda. Por tanto el alma puede ser una garantía para algunas personas.

No obstante ¿tendría algún valor el alma de quien nos la haya puesto con garantía a un préstamo? Si arriesga su alma por un préstamo puede que simplemente no le dé la importancia que tiene para mucha gente, por tanto ¿tiene alguna validez ese alma como garantía? ¿cómo sabemos que no se la ha venido a alguien antes?

Yo no aceptaría el alma como garantía de un préstamo, pero ¿los lectores de El Blog Salmón?

Vía | Libertad Digital
Imagen | protectorr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio