Qué pasaría a Rusia, su banca y ciudadanos si son expulsados del sistema de pagos SWIFT

Qué pasaría a Rusia, su banca y ciudadanos si son expulsados del sistema de pagos SWIFT
2 comentarios
HOY SE HABLA DE

La invasión de Rusia a Ucrania está teniendo consecuencias imprevisibles. La reacción de las bolsas ayer fue mixta, ya que acabó por haber subidas en los mercados americanos después de las sanciones anunciadas por Biden. Pero todavía hay una sanción que se está debatiendo y podría ser bastante dura.

Estamos hablando de expulsar a Rusia del sistema de pagos SWIFT, un sistema de pagos interbancario que es el ejecutor de las transacciones financieras entre más de 1000 bancos en 200 países del mundo. Boris Jonson, primer ministro del Reino Unido, está empujando por esta medida.

¿En qué consite SWIFT?

SWIFT es una red segura intermediaria de pagos entre los bancos más importantes del mundo. Está supervisada por los bancos centrales del G10 y el Banco Central Europeo. Sirve para que los bancos de distintos países se puedan enviar dinero entre ellos de una forma fácil y segura.

En el fondo no es más que una red de intercambio de mensajes entre los bancos, pero estos mensajes mueven cada día billones de euros. Los mensajes, además, quedan registrados. Cada día se intercambian 42 millones de mensajes a través de esta red.

¿Qué consecuencias tendría la expulsión de Rusia de SWIFT?

Ser expulsado de SWIFT complicaría bastante la transferencias de dinero desde y hacía Rusia. Esto implicaría que todas las importaciones y exportaciones se verían afectadas gravemente, pues las transferencias de fondos deberían realizarse de forma alternativa.

Para la banca las consecuencias estarían claras: quedarían prácticamente fuera del circuito internacional. Las empresas y ciudadanos rusos deberían buscarse otros bancos, si les dejan, para realizar sus movimientos internacionales con cierta normalidad.

Para las empresas sería un inconveniente mayor, ya que les limitaría la capacidad de importar y exportar bienes y servicios, ya que estaría limitada la capacidad de realizar pagos internacionales. En general aislaría a las empresas y ciudadanos rusos.

El mayor problema para Rusia es que depende fuertemente de su producción de petróleo, ya que es un fuerte exportador. Si la banca queda fuera de SWIFT se complicarían estas exportaciones, al menos en un primer momento.

¿Cuál es el riesgo para occidente de expulsar a Rusia de SWIFT?

No hay que olvidar que Rusia tiene aliados, ningún país se lanza a una invasión de otro país sin contar con apoyos. China no ve con malos ojos que Rusia confronte fuertemente a occidente, le interesa en su estrategia geopolítica.

Una expulsión de Rusia de SWIFT podría impulsar la creación de otra red de intercambio de mensajes financieros de la que formaran parte tanto Rusia como China. De hecho Rusia ya creó una alternativa a SWIFT en 2014, ante una amenaza similar ante la invasión de Crimea, el System for Transfer of Financial Messages.

Aunque este sistema no se ha impuesto, una expulsión de un país como Rusia de SWIFT podría impulsarlo o quizá una alternativa conjunta de Rusia y China.

Lo que está claro es que una expulsión de SWIFT alejaría a Rusia de occidente. Sus lazos financieros con la UE, el Este de Europa y EEUU se romperían aún más y tendría que aumentar sus relaciones con otros países como China.

El dolor, al menos a corto plazo, sería grande, pues muchas empresas y bancos no podrían trabajar con normalidad. Aumentaría el paro y seguramente la bolsa de Moscú caería aún más. Y es la idea de occidente en este conflicto, poner sanciones que debiliten el poder interno de Putin.

Temas
Inicio