Compartir
Publicidad
Publicidad

Terapia económica

Terapia económica
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es muy curioso. La TV, que por su origen y otros condicionantes, era considerada poco más que un electrodoméstico, ha acabado siendo el refugio de la creatividad y de la innovación, frente al cine, que va de Séptimo Arte. Para algunos será duro, pero hoy por hoy, de media, suele haber más talento, fundamentalmente en materia de guiones, en la Caja Tonta. Y por ello, estoy enganchado a algunas series.

Una de ellas es House. Reconociendo que, una vez pasada la sorpresa de los primeros capítulos, hay momentos de una cierta molicie, aún son capaces de sorprenderme (aún recuerdo el primer capítulo tras la huelga de guionista, sublime). Y de House me he acordado al leer esta cita del protagonista en Economía Forense:

Resulta que tus opiniones no dan buenos resultados. Te aconsejo que uses las mías.

Y que cosas. Se me ha ocurrido que alguien podría soltarle algo similar a uno de los hombres del momento.

Me refiero a Trichet. El jueves soltó por esa boca bonita, amenazando con subir el tipo de intervención en julio, y el euribor salto al 5,4%. ¿Sus motivos? La inflación, que no remite. Claro que...

Claro que uno no pretende saber más que un profesional como Trichet. Pero, ya hace tiempo, que me vengo preguntando si la terapia que nos esta aplicando nuestro doctor es la correcta. Sigo pensando en el fuerte componente que, en este proceso inflacionario, tienen los costes, especialmente el alza del petroleo y de otras materias primas. Y sigo dándole vueltas a como, las propias subidas de tipos lo único que hacen, es reforzando el euro, llevarnos a nuevas subidas de esos productos, y con ellos de la inflación. Sigo pensando en lo poco que se habla de otras medidas para paliar la inflación, más allá del tipo de interés (políticas que fomenten la competitividad eliminando monopolios, flexibilización laboral, nueva regulación del derecho de huelga y del absentismo laboral, etc). Y es que me da la sensación, de que si nos centramos en la penicilina del Dr. Trichet, lo único que va a hacer esta fiebre es sufrir. Y hasta el momento, las recetas del BCE no parecen funcionar. No respondemos a su tratamiento, y lo que es peor, el tratamiento nos pone peor. Claro que también me sorprende la ausencia de estas propuestas alternativas por parte de quien debiera hacerlas. Insisito en que no estoy seguro de mi planteamiento, pero me asusta la ausencia de voces críticas, especialmente en nuestro país, donde un Zapatero que bordaría el papel de MIR en la serie, balbucea con un, si, pero con otras formas.

A ver si esta inflación va a acabar siendo autoinmune.

En El Blog Salmón | El BCE avisa: los tipos pueden subir en julio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos