Compartir
Publicidad
Publicidad

El nuevo gaseoducto de Medgaz lleva la dependencia argelina a niveles 'peligrosos'

El nuevo gaseoducto de Medgaz lleva la dependencia argelina a niveles 'peligrosos'
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

 

El próximo domingo está previsto que comience su actividad el nuevo gaseoducto de Medgaz, que transportará el preciado combustible desde la ciudad argelina de Beni Saf hasta Almería, aumentando los medios de aprovisionamiento de gas al continente europeo, que actualmente se desarrolla a través de otros gaseoductos y por barco en forma de gas licuado, aumentando la dependencia argelina hasta el 50%.

El nuevo gaseoducto está participado por el gobierno argelino (36%), CEPSA (20%), Iberdrola (20%), Endesa (12%) y Suez (12%), culminando un ambicioso proyecto de un conducto de más de 210 kilómetros de longitud con los últimos avances en seguridad industrial, y con una capacidad de transporte de unos 8.000 millones de metros cúbicos.

Sus principales detractores afirman que surge en una época de relajamiento de la demanda de gas, apreciación que a mi parecer es totalmente desacertada al tratarse de una energía no renovable con un consumo creciente a largo plazo, atravesando el sector una corrección coyuntural a causa de la incidencia de la crisis económica en la industria y en el consumo doméstico.

Eso sí, el principal inconveniente que este proyecto tiene es el fuerte incremento de la dependencia del gas argelino, que con el nuevo gaseoducto se eleva del 30% actual al 50%, situándonos a las puertas del límite de aprovisionamiento energético del 60%, fijado por la Agencia Internacional de la Energía.

Este proceso de concentración en nuestros proveedores energéticos hace honor a una decisión estratégica poco acertada, porque nos expone a graves riesgos de suministro en caso de oscurecerse el clima sociopolítico con los países del Magreb, no obstante nuestra situación actual dista mucho de la que se encuentran nuestros socios centroeuropeos, que sufrieron gravísimas consecuencias cuando Gazprom dejó de proveer gas a Bielorrusia, en este caso por el gas ruso.

Actualmente las relaciones económicas con Argelia muestran muy buena sintonía, incrementando incluso el nivel de nuestros intercambios comerciales aún en tiempos de crisis, aunque no por ello debemos ignorar una planificación energética a largo plazo, diversificando tanto nuestras fuentes de energía, así como nuestros proveedores.

Vía | Cinco días En El Blog Salmón | Los precios de la electricidad y del gas los determinará el mercado, Los líderes europeos continuarán impulsando su política energética común Imagen | leehaywood

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos