Compartir
Publicidad

Una visión demagógica de los bancos

Guardar
10 Comentarios
Publicidad

Desde Cienladrillos me llega un vídeo sacado de la película Concursante, que confieso no haber visto pero que ahora tengo que añadir a mi lista, a pesar de que el vídeo muestra claramente mucha demagogia.

En el vídeo explican como los bancos timan a la gente, puesto que ofrecen préstamos para al final quedarse con sus bienes y a la vez recuperar el dinero prestado en forma de intereses. La explicación parece muy lógica y nos induce a pensar en una conspiración global de los bancos en contra de todo el mundo, pero por supuesto falla por todos los lados. Recomiendo ver primero el vídeo y luego seguir leyendo el resto de mi crítica.

El vídeo tiene muchos fallos. El primero es que considera que los bancos son los que acaparan la totalidad del dinero. Y esto no es así. La gente y las empresas tienen dinero que a su vez se lo prestan a los bancos, a través de depósitos. Con lo que estos también "son timados". Ese es el fallo fundamental, los bancos prestan y reciben préstamos, y se quedan con la diferencia (al igual que el resto de empresas y las personas, los bancos buscan beneficios y en este caso lo obtienen porque asumen riesgos).

Si cualquiera de las fichas de ajedrez del vídeo monta un negocio con su préstamo, recibirá ingresos y podrá devolver su dinero e incluso acumular más. Por supuesto el negocio puede fracasar, y si fracasan todos, el dinero originalmente del banco pasa a otras personas y que no tienen compromisos con el banco. Éste ha perdido dinero, ya que en principio asumió un riesgo prestando dinero.

Otro fallo que hay es que el dinero que existe en un sistema monetario no es fijo, ya que los bancos centrales se encargan de inyectar o restar liquidez, imprimiendo billetes si hace falta (se intenta evitar esto por los efectos inflacionistas, pero es posible hacerlo). El dinero en circulación aumenta o disminuye según las políticas monetarias, no es fijo.

En definitiva, el sistema monetario y bancario es mucho más complicado de lo que aparece en el vídeo. Es claramente demagógico.

En El Blog Salmón | Concursante, el cine y la economía

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio