Compartir
Publicidad

Los minoritarios quieren tomar el control de Repsol

Compartir

Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En estas páginas he hablado muchas veces, desde hace años, en contra de la costumbre de muchos grupos empresariales de intentar adquirir el control de empresas cotizadas, pero sin hacer una oferta pública de adquisición (OPA) en bolsa, incluso sin tener más de la mitad de las acciones de la empresa. Intentan conseguir controlar la empresa manteniendo una minoria de las acciones de la empresa. La idea es comprar una participación minoritaria y utilizar esta para colocar a su gente en posiciones de alta dirección y ejercer control.

Continúa la telenovela que hemos visto desde más de cinco años de la constructora española, Sacyr Vallehermoso, queriendo controlar a la petrolera Repsol y, así, acceder a sus suntuosos flujos de caja provenientes de los altos y crecientes aumentos en los precios del petróleo. No es la única telenovela que vemos en el panorama empresarial español.

En la última entrega de esta telenovela vemos que Sacyr Vallehermoso, con 20% de las acciones de Repsol, y la petrolera mexicana, Pemex, con 9,8%, después de comprar otros 5% en el mercado, han acordado votar juntos en decisiones importantes del Consejo de Repsol. Desde el principio, Sacyr Vallehermoso ha intentado conseguir que Repsol pague muchos más dividendos a sus accionistas, dividendos que ayudaría Sacyr Vallehermoso a hacer frente a sus altas deudas. Este sigue siendo su objetivo principal en el Consejo de Repsol.

Como he dicho anteriormente:

Aunque se entiende que los accionistas, todos, quieran ingresar el máximo de sus inversiones, y los dividendos son parte de esos ingresos, la decisión de cuánto pagar de dividendo depende de varios factores relacionados con la empresa en si y no con la situación, buena o mala, que pueden estar viviendo los distintos accionistas.

Está claro que los intereses corporativos de Sacyr Vallehermoso son que necesita más flujo de caja y conseguir más dividendos de Repsol, con su 20% del capital, muchos millones atados en esta inversión, que ayudaría mucho a hacer frente a sus deudas. Además, si es verdad que la banca está presionando a Sacyr Vallehermoso a que consiga más de su inversión en Repsol, y me lo creo, esto confirma que los objetivos corporativos de Sacyr Vallehermoso, con sus exigencias hacia Repsol, tienen más que ver con la situación de Sacyr Vallehermoso que con los intereses de Repsol.

Ahora con el acuerdo Sacyr Vallehermoso-Pemex, vemos que quieren controlar las decisiones del Consejo de Repsol, mientras mantienen menos del 30% del capital de Repsol, nivel que les forzaría a lanzar una OPA para que los otros accionistas tengan la oportunidad, si quieren, de vender sus acciones, ya que están perdiendo el control de su empresa.

Mientras no se vea esta OPA, los ‘otros’ accionistas, que son la mayoría, deberían velar por sus intereses y asegurarse que el Consejo de su empresa tome decisiones que sean del interés de la empresa y de todos sus accionistas, y no sólo de los intereses de una parte minoritaria de sus accionistas.

Repito mi petición a los reguladores de nuestra bolsa:

Una de las obligaciones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es velar por la fiabilidad y la transparencia de los mercados de valores. Cuando se contempla una compra de una empresa cotizada, especialmente si esa empresa seguirá con su cotización y con accionistas minoritarios, la CNMV tiene la obligación de investigar los compradores.

Vía | Milenio
En El Blog Salmón | El consejo de Repsol se pelea por los dividendos y La telenovela de Iberdrola y ACS continúa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos