Compartir
Publicidad
Publicidad

El consejo de Repsol se pelea por los dividendos

El consejo de Repsol se pelea por los dividendos
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El consejo de la petrolera española, Repsol, ha estado inmerso en un debate muy público, por no decir en un discusión, sobre cuántos dividendos deben pagar este año.

El Consejo de la empresa tiene la responsabilidad de velar por los derechos de todos los accionistas y de asegurar el mejor camino para la empresa, por lo menos en teoría.

Hay muchos ejemplos de distintos grupos manteniendo presencia notable en el accionariado de una empresa, aunque no participación mayoritario, y estos tienen su representación en el consejo de la empresa. Cuando encuentramos esta situación, cabe cuestionar a quién realmente representa cada consejero nominado por estos minoritarios. ¿Velan por los intereses de todos los accionistas de la empresa del consejo donde se sientan o a los accionistas de la empresa que les sentaron ahí? Entender esto nos indica qué buscan y nos permite juzgar lo que dicen en ese contexto.

He hablado en muchas ocasiones en estas páginas del peligro de que un grupo que, manteniendo la minoría del accionariado de una empresa, toman el control operativo, lo que he llamado en estas páginas "control sin pagarlo".

No sólo eso, hace tiempo también hablé de la entrada de la constructora Sacyr en el accionariado de Repsol, como accionista importante, aunque no mayoritaria, con presencia directa en el consejo. Advertí que esta presencia resultaría, tarde o temprano, en la actuación de esos miembros del consejo en favor de sus patrones, incluso a costa de los accionistas en general de Repsol.

Con las dificultados económicas, no sorprende que los accionistas de Repsol provenientes de los sectores que más gritan, el inmobiliario y el financiero, Sacyr Vallehermoso y La Caixa, quieran que la petrolera mantenga el nivel de su dividendo o, incluso, que lo incrementen.

Hace tiempo que he argumentado en favor de la necesidad de aumentar los dividendos de las empresas, ya que las empresas estaban generando beneficios suntuosos (¿alguién recuerda esos tiempos?) y quedándose con casi todo para utilizar como quieran los ejecutivos.

Lo que dicen los directivos es que, para fijar un nivel correcto de los dividendos en una empresa, el consejo toma en cuenta la situación de la empresa, lo que ve venir, los proyectos que tiene para el futuro y los recursos que tienen disponibles, dentro y fuera, para hacer frente a esos proyectos.

Aunque se entiende que los accionistas, todos, quieran ingresar el máximo de sus inversiones, y los dividendos son parte de esos ingresos, la decisión de cuánto pagar de dividendo depende de varios factores relacionados con la empresa en si y no con la situación, buena o mala, que pueden estar viviendo los distintos accionistas.

Primero, Repsol debe pensar que su acceso a los mercados de capitales puede estar más limitado, como todos. Segundo, Repsol tiene grandes deudas y tiene que asegurarse de la liquidez necesaria para cubrir estas necesidades de liquidez y cualquier contingencia inesperada.

Tercero, en los últimos tiempos, Repsol ha tenido más éxito que muchos en su sector en el descubrimiento de reservas de petróleo y gas, reservas que necesitan altas inversiones durante bastante tiempo, para desarrollar estos proyectos y llevarlos al mercado. Estas altas inversiones no generarán ingresos durante bastante tiempo y es importante que Repsol pueda hacer frente a estas demandas futuras de capital.

Tan complicado es su situación de necesidad de inversiones futuras, que incluso se está planteando la venta de algunas de sus inversiones, como la de Gas Natural, y la venta de parte de sus nuevos proyectos a otros.

Cuando una empresa está hipotecando su futuro crecimiento para responder a las necesidades momentánea de liquidez de una parte de su accionariado, la mayoría de los accionistas deben estar preocupados y deben actuar para defender sus intereses, como los otros defienden los suyos.

El Presidente de Sacyr, Luis del Rivero, ha dicho que si se reduce el dividendo habrá fugas de accionistas. No lo creo, a no sea que esté hablande de que será Sacyr la que se fuga.

Lo que impactará negativamente el precio de las acciones de Repsol es si el mercado ve que la empresa paga dividendos a costa de tener que reducir inversiones en sus proyectos del futuro y que tiene que vender parte de estos en búsqueda de liquidez. Estos proyectos son los que garantizan el futuro crecimiento de Repsol y la futura creación de valor de las acciones de Repsol.

Menos mal que el Sr. del Rivero ahora ya no quiere presidir la entidad.

Vía | El Mundo y Cinco Días En El Blog Salmón | Control de minoritarios cuesta a la mayoría y ¿Empezarán a proteger a los accionistas minoritarios? y Más información | Política de dividendos de Repsol

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos