Compartir
Publicidad

Delincuentes habituales

Delincuentes habituales
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Os voy a hacer partícipes de unas búsquedas cuyos resultados han sido, cuando menos poco tranquilizadores. No voy a hablar de cifras que tengan que ver con el desempleo, el PIB, el IPC, etc. sino con la delincuencia. Es curioso como cuatro cálculos mal hechos pueden llegar a revelar un mal endémico.

Hoy he decidido buscar en una base de datos de jurisprudencia el número de sentencias que tratan ciertos tipos delictivos sin acotar fecha alguna. En primer lugar he decidido informarme acerca del número de sentencias que tratan del “cohecho“, un delito tipificado como aquél por el cual la autoridad o funcionario público, en provecho propio o de un tercero, solicita o recibe dádiva o presente. El resultado ha sido que 545 sentencias abordan esta cuestión.

En segundo lugar, he optado por la búsqueda de resoluciones que atienden aquellos casos de “prevaricación“, delito que se lleva a cabo cuando la autoridad o funcionario público, a sabiendas de su injusticia, dicta una resolución arbitraria en un asunto. En este caso el número de asuntos encontrados ha sido de 1.874.

En último lugar, y con la finalidad de poder obtener unas primeras conclusiones, he decidido buscar el número de sentencias que tienen como común denominador el “ladrón“, vamos que he buscado el delito que sin ser de los anteriores, tiene un fin parecido o similar “causa de pedir“ sin perjuicio que en este caso la infracción se puede cometer por un ciudadano de “a pie“. Ni que decir tiene que las cifras se han disparado y la base de datos me ha informado que puedo acceder a unas 29.000 sentencias. Algo a lo que lógicamente me he negado por una cuestión de salud mental.

La primera conclusión a la que llego es que si bien los dos primeros delitos son muy inferiores en número, teniendo en cuenta que pueden ser cometidos por unos 3,1 millones de ciudadanos (número de funcionarios y concejales que soporta nuestro país) el porcentaje de delincuentes dentro del grupo se aproxima al 0,074%.

Tal vez penséis que repartir 29.000 casos de robo entre 40 millones de ciudadanos no es una cifra que se aleje mucho de los porcentajes anteriores. Siento discrepar, pues si partimos de la base que la mayoría de los que cometen este tipo de delitos están en situación de pobreza, y que en esa situación se encuentran unos 8 millones de personas, entonces el porcentaje de delincuencia asciende al 0,36%.

Este miniestudio no tiene en cuenta, entre otras muchas cosas, aquellos ladrones comunes que no se pillan, ni a esos funcionarios o autoridades que corren con igual suerte procesal. Seguro que si lo hiciera el resultado de “afortunados“ sería superior respecto al segundo grupo. Tampoco tiene la misma repercusión económica un robo que un “pelotazo“ urbanístico.

Lógicamente estas deducciones están viciadas y son voluntariamente capciosas y malintencionadas. Ahora bien, y a lo que voy: es intolerable que tan sólo consten 2.400 casos de prevaricación y cohecho. Sin duda no se controla lo que se debiera, y a los números me remito.

Reflexionando acerca de la búsqueda llevada a cabo, entiendo porqué generalizar no es bueno, pero empiezo a percibir que ningunear es peor (que casi nadie cometa prevaricación o cohecho…).

Al final del post quería rellenar el apartado “Más Información“, pero eso no va a ser posible porque tendría que hacerlo en los juzgados.

No busco culpables, busco justicia… con medios y sin miedo

En el Blog Salmón | La corrupción en el mundo está subiendo

Imagen | Galería de Kenny Miller

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos