Cómo guardar dinero en efectivo en casa: esconderlo bien, que lo cubra el seguro y las medidas de seguridad más fuertes

Cómo guardar dinero en efectivo en casa: esconderlo bien, que lo cubra el seguro y las medidas de seguridad más fuertes
3 comentarios

La semana pasada vimos como tener el dinero guardado en casa en lugar del banco puede darnos problemas con Hacienda. Aún así sigue existiendo un genuino interés por el tema, algo que es completamente legal, y vamos a realizar algunas recomendaciones al respecto.

Y es que tener el dinero guardado en casa puede acarrear problemas ante robos o desastres naturales y por tanto hay que tomar algunas precauciones para no llevarnos sustos.

Esconder bien el dinero

Lo primero es esconder bien el dinero. Y no, el cajón de los calcetines no es buena idea. Estamos hablando de un buen escondite, como lo que se usaron en Grecia en los tiempos previos al corralito: agujeros en la parte superior de las puertas, detrás de muebles mesados y en sitios nada obvios.

Otra opción es tener una caja fuerte, lo cual será buena opción si entran ladrones cuando la casa está vacía pero que puede ser contraproducente si hay que enfrentarse a un robo con violencia: casi mejor que los ladrones no sepan que hay dinero en efectivo en la casa a que estén seguros de que lo hay y que la mejor opción para lograrlo es intimidar a los propietarios.

Seguros

Otro asunto importante es tener asegurado el dinero. La mayoría de los seguros de hogar incluyen protección contra el robo de efectivo, pero no suele ser mucha cantidad. Es importante comprobar que la cantidad de efectivo que se tiene en casa esté cubierta por el seguro.

También es fundamental saber si el seguro exige que el efectivo esté dentro de caja fuerte, pues a veces lo requieren (tanto para efectivo como para joyas). Como hemos visto antes esto puede ser contraproducente en caso de robo con violencia, pero estar asegurados es lo primero y aquí habría que dejarse guiar por lo que establezca el seguro.

En caso de siniestro es frecuente caer en infraseguro, es decir, que la aseguradora indique que el contenido asegurado no es suficiente y no cubra todas las pérdidas. Por ejemplo, si el contenido asegurado son 20.000 euros pero la aseguradora determina que en realidad había 30.000 euros, esta solo pagará 2 de cada 3 euros sustraídos. Por tanto hay que comprobar no solo que el seguro cubre el efectivo sino que el contenido está correctamente declarado.

Otras medidas de seguridad

Por último, es fundamental tomar algunas medidas extra de seguridad. La primera es contar con alarma. Es una buena medida de disuasión por un lado y por otro permite demostrar ante el seguro que ha habido un robo, ya que si en caso de robo lo único que falta es el efectivo podrían sospechar de un intento de fraude.

Otra medida interesante es guardar el efectivo en sobres ignífugos, para evitar que los ahorros se destruyan en caso de incendio. Este extra de seguridad puede estar reñido con encontrarle un buen escondrijo, ya que abultará más, pero hay que considerarlo como una buena opción.

En el caso de vivir en una casa es conveniente que el efectivo no se guarde en sótanos, pues son más propensos a inundaciones. Y por supuesto evitar la cocina, donde se producen más incendios (aquí también sería conveniente los detectores de humo).

Y un último consejo: aunque no es recomendable airear que se dispone de dinero en casa, no es tampoco conveniente que solo una persona sepa dónde se encuentra el dinero, ya que en caso de fallecimiento repentino la familia podría no encontrar dichos ahorros.

Temas
Inicio