Publicidad

Así es la línea económica que presenta España en Bruselas

Así es la línea económica que presenta España en Bruselas
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Esta semana la vicepresidenta Nadia Calviño ha trasladado al Eurogrupo el compromiso del Gobierno con las reglas comunitarias, para reducir el déficit y la deuda pública lo más rápido posible, manteniendo la creación de empleo y el crecimiento económico.

Un mensaje que suena bien pero no tiene nada que ver con la realidad. El Ejecutivo de Sánchez prácticamente no ha reducido el déficit el año anterior, la caída del desempleo se ha frenado con la subida del SMI y en relación al crecimiento económico, la última revisión de FMI nos indica un crecimiento menor de lo previsto en 2020 hasta una tasa del 1,6%.

El falso compromiso con el déficit

El gobierno de Pedro Sánchez tiene un serio problema de credibilidad ante los socios europeos y es que en el ejercicio anterior prácticamente no ha reducido el déficit y quedaría por encima del 2%. Una cifra que queda desmarcada de la senda de reducción que marcó el plan presupuestario del Gobierno del Partido Popular que marcaba un déficit objetivo del 1,3%. Eso sí, este déficit ha venido sin presupuestos de la mano.

Screenshot 20200121 223216 Adobe Acrobat

El gobierno no tiene miramientos en acometer las medidas de gasto vía real decreto como pueden ser subida de sueldo de los funcionarios o de las pensiones y que ello deje un agujero en las cuentas públicas mayor de lo deseado. Primero están los gastos, aunque no haya una contrapartida de ingresos prevismente identificada... todo a cargo de la deuda.

Sin tener un esbozo de los Presupuestos, tras la formación del gobierno, se ha subido las pensiones un 0,9% y ayer se aprobó la subida de un 2% del sueldo de los funcionarios con carácter retroactivo desde el 1 de enero y a ello, hay que añadir un incremento variable, en función del crecimiento del PIB de 2019.

Screenshot 20200121 224725 Chrome

Al mismo tiempo, el gobierno de coalición establece un compromiso previo con el acuerdo PSOE-Unidas Podemos en el que se citaba la subida de un punto de PIB gasto educación y también en sanidad. Los ingresos previstos no están ni cerca de poder respaldar este gasto pues ya quedaron identificados cuando el gobierno de Sánchez trato de aprobar los presupuestos del Estado y que el Congreso sentenció.

Por lo tanto, vemos que Nadia Calviño está falseando la realidad a sus socios sobre su compromiso con Europa (y ya estamos viendo dos medidas que tensionan el déficit). A partir de aquí, habrá que ver si el acuerdo de coalición, que es un compromiso entre socios en base a sus respectivos programas electorales, se terminará impulsando o se limitará por la realidad de las cuentas públicas.

Las propias previsiones de la Comisión Europea señalan que el déficit de las Administraciones Públicas se redujo hasta el 2,3% del PIB para todo el año, es decir solo dos décimas. A falta de una ley de presupuestos para el 2020, se prevé que el déficit siga disminuyendo hasta el 2,2% del PIB en el año 2020. Sí, tan solo una décima.

El Gobierno de coalición se enfrenta a las peores revisiones negativas en el crecimiento

Aunque aún no tenemos los datos oficiales, previsiblemente hemos cerrado el 2019 con una tasa de crecimiento del 2%. Si por algo se ha caracterizado este año gobierno es por su perfil "en funciones" y sin Presupuestos, lo que mantuvo parcialmente atado al Ejecutivo socialista durante el ejercicio.

Eso sí, hay que recalcar que mediante el abuso de los reales decreto ley se distorsionaron las cuentas públicas e implosionó el buen dinamismo que habíamos visto en el mercado laboral en los últimos años. Gracias a la subida del salario mínimo ya estamos viendo como el desempleo únicamente se ha reducido a una tasa del 1,21%, y vemos un aumento del desempleo en inmigrantes, hombres jóvenes inferiores a 25 años y en el sector agrícola.

Screenshot 20200121 234854 Adobe Acrobat

Hasta aquí 2019. Abrimos 2020 con el primer gobierno de coalición que integra la extrema izquierda a la que se le han asignado ministerios de gran importancia como Trabajo o Consumo, liderados respectivamente por Yolanda Díaz y Alberto Garzón.

Si ya hemos visto subida de pensiones y salario a los funcionarios, ahora toca marcar posición con el SMI. Y a pesar de los pésimos datos vistos en el mercado laboral por el incremento del 22,3% hasta 900 euros, el gobierno ya busca su primera reunión formal con la patronal y los sindicatos con el objetivo prioritario de cerrar un acuerdo buscando niveles de 1.000 euros.

No es de extrañar que con esta medida (y veremos si más adelante se deroga la reforma laboral), hayamos pasado de ver cómo el desempleo caía más de dos puntos a la previsión para este años de que se reduzca solo cuatro décimas.

La confianza de los agentes económicos se está dañando. Desde octubre hasta hoy, España ha recibido por parte del FMI la peor rebaja en las estimaciones de crecimiento entre los países desarrollados. Si bien creceriamos al mismo nivel que las economías desarrolladas, un 1,6%, el problema es que la desaceleración empeora particularmente para España, mientras que el mundo y el global de desarrollados experimentaría un crecimiento mejor que en 2019.

Fmi
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios